MÁS SUBSIDIOS PARA AEROLÍNEAS ARGENTINAS. PODRÍA LLEGAR A REQUERIR ESTE AÑO U$S 800 MILLONES

0
283

Mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), la semana pasada la Presidenta de la Nación dispuso una nueva reasignación de partidas. La medida no es novedosa ya que se repite todos los años, aunque si sorprende el monto. Esta vez fueron unos $ 200.000 millones de pesos (unos U$S 25 mil millones) que se distribuyeron en varios ministerios. De lo que le tocó al Ministerio del Interior y Transporte, U$S 170 millones (unos 1.400 millones de pesos) fueron para Aerolíneas Argentinas. Monto que se agrega a los U$S 284 millones que al 20 de junio, según datos oficiales, se habían transferido con la intención de sostener la empresa en el aire. Al finalizar el primer semestre la aerolínea ya habría recibido unos U$S 327 millones (U$S 1.544.000 por día), prácticamente la totalidad de lo previsto en el presupuesto original que era de U$S 329, apenas dos millones de dólares por encima. Con la nueva reasignación de partidas el grupo dispondría ahora de casi U$S 500 millones para todo el año aunque los especialistas estiman que va a necesitar casi lo mismo que en 2011 y 2012, es decir unos U$S 800 millones. El 2014, se suponía, iba a ser el segundo año en equilibrio según el compromiso de Mariano Recalde con los legisladores en 2009. Una mala noticia para Recalde que, con la ayuda de Télam y La Campora, trata de hacer pie en la política a través del PJ porteño mostrándose como un buen gerenciador. A su favor puede mostrar haber reemplazado aviones viejos por otros, también alquilados, más nuevos. Se suponía que esto iba a redundar en menores costos por lo tanto en una mejora en el cuadro de resultados. En la empresa -también en el Gobierno, como esta semana el Jefe de Gabinete- se fijan como objetivo transportar 10 millones de pasajeros en un año. Pero no dicen a qué precio, que es como se mide la gestión en esta industria. Aerolíneas sigue sin recuperar la confianza del pasajero, en especial en internacional, y debe ocupar los vuelos a fuerza de tarifas y promociones. La diferencia entre el costo real del vuelo y lo que el pasajero realmente paga se cubre con subsidios, es decir paga el total de los argentinos, incluyendo los que jamás subieron ni subirán a un avión. La semana pasada, entre los empleados, la inquietud era adivinar que va a pasar a fin de año con el recuperado vuelo a Nueva York. Aun con incentivos interesantes a los operadores turísticos y promociones, la ocupación del vuelo promedia en el periodo abril-julio el 69% incluyendo los sublos -personal de la empresa que no paga, por vacaciones por ejemplo, o que abona solo el 10% para volar sujeto a plaza vacía-. Muy baja para los estándares hoy de la industria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here