IPW 2019: “Y EL DESAFÍO DE RECUPERAR EL ESPACIO PERDIDO”

0
482

(Enviado especial)  Entre el 1º y el 5 de junio, se realizó en Anaheim, California, la edición número 51 del IPW (International Pow Wow). Evento organizado por la U.S. Travel Association, entidad que representa a todos los sectores de la industria del turismo local, y cuya misión es generar viajeros hacia los Estados Unidos. A diferencia de las típicas ferias de turismo europeas (FITUR, ITB, WTM, BIT, etc.) y latinoamericanas (FIT, ABAV, Anato, etc.), la IPW con sus stands lineales y uniformes apuntan más que a generar un impacto visual, a crear un clima de negocios cara a cara, apoyado por un intenso intercambio pre agendado al que son sometidos tanto compradores como vendedores y hasta periodistas. Un evento, 100% para profesionales, que en esta edición, la 51º, reunió en el Orange Country Convention Center -el mayor complejo de su tipo de la Costa Oeste con más de 104 mil metros cuadrados- a más de 6.000 delegados de 70 países, incluyendo 1.300 compradores internacionales y 500 periodistas. Sus organizadores, sobre datos aportados por la firma independiente de investigación de mercado Rockport Analytics, estimaron que durante el evento, considerado el mayor generador de viajes hacia los Estados Unidos, se cerraron contratos por U$S 5.500 millones por la llegada de unos 8,8 millones de visitantes en los próximos tres años, solo por las reuniones previamente acordadas, unas 110 mil en tres días. Pero el IPW de Anaheim trajo a la superficie una preocupación que persigue al poderoso trade norteamericano desde hace algunos años, que es la pérdida de market share a nivel mundial. Si bien durante el 2018 la Unión recibió 80 millones de visitantes internacionales, un 4% más que en 2017, que aportaron a la economía del país más de U$S 250 mil millones, el turismo a nivel mundial viene creciendo el doble (7% contra 3,5) que a Estados Unidos. ¿Efecto Donald Trump?

¿CÓMO REVERTIR ESTA SITUACIÓN?
Para Dow es necesario revertir ésta situación. ¿Pero cómo? Entre otros puntos, logrando un mayor apoyo oficial para la actividad, teniendo en cuenta que los viajes internacionales hacia los Estados Unidos son la principal exportación de servicios del país y representan el 11% de todas las exportaciones, con un superávit comercial de U$S 77.400 millones. Si a esto se le suma el tráfico doméstico -unos 2.300 millones de viajeros al año- los viajes generan 15,9 millones de empleos.

Entre las acciones concretas, Dow detalló un “productivo” encuentro que en el último otoño mantuvo la US Travel con el presidente Trump y los principales CEOs corporativos. “Hablamos de cuán importantes son los viajes para la economia de los Estados Unidos y la generación de empleo, y como los viajes ayudan a disminuir nuestro déficit comercial”. Dow compartió con los asistentes al IPW su felicidad de que el presidente los hubiera escuchado con atención y que fuera receptivo al mensaje de que un crecimiento en los viajes puede ser alcanzado sin comprometer la seguridad nacional. “Yo lo digo todo el tiempo, sin seguridad no puede haber viajes”, sentenció Dow.

El directivo insistió, siguiendo ese objetivo, en la consolidación de programas que tienen el doble propósito de facilitar los viajes y reforzar la seguridad, como el Global Entry o el Visa Waiver Program (países a cuyos ciudadanos no se les exige visa) con la incorporación de nuevos países. Argentina, junto a Brasil, Costa Rica, Croacia, Israel, Polonia, Rumania y Bulgaria, figura nuevamente entre los países que podrían ingresar en el programa en un plazo no muy largo. En el caso de Argentina, que ya lo tuvo entre 1996 y 2002, ¿habrá que esperar a octubre?

El otro gran protagonista sobre el que se asienta una parte importante de la recuperación del turismo internacional hacia los Estados Unidos es Brand USA, organismo público-privado de Marketing y Comercialización del destino, y principal sponsor del IPW. La misión de la organización, creada en 2010 durante la administración Obama, es impulsar la economía y mejorar la imagen del país en todo el mundo. Su presidente y CEO, Christopher Thompson, anunció que un estudio realizado por Oxford Economics muestra que los esfuerzos de marketing de Brand USA solo en el año fiscal 2018 (1 de octubre de 2017 – 30 de septiembre de 2018) ayudaron a generar 1,13 millones de visitantes internacionales adicionales a los Estados Unidos que dejaron U$S 4.100 millones en facturas de viaje, contribuyeron con U$S 1.170 millones en impuestos federales, estatales y locales, promovieron un impacto económico total de U$S $ 8.900 millones, y contribuyeron a generar 52.305 nuevos empleos. Según la corporación, el ROI de marketing resultante para el año fiscal 2018 fue de 32: 1, lo que significa que cada dólar de Brand USA gastado en marketing generó un gasto de U$$ 32 por parte de los visitantes internacionales.

El estudio también muestra que los resultados acumulados de los esfuerzos de marketing de Brand USA en los últimos seis años (año fiscal 2013 a año fiscal 2018) ayudaron a traer a 6 millones de visitantes que dejaron U$S 21.800 millones en gastos de viaje y U$S 6.200 millones en impuestos, generando un impacto económico total de U$S 47.700 millones y 52.000 nuevos empleos promedio cada año.

¿DE DONDE VIENEN LOS QUE VIENEN?
Si bien Brand USA va extendiendo sus acciones promocionales a más países, los principales mercados emisores hacia los Estados Unidos siguen siendo los vecinos Canadá (20,2 millones de arribos) y México (17,8 millones), para encolumnarse luego Reino Unido (4,5 millones), Japón (3,5 millones), China (3,2 millones), Corea del Sur (2,3 millones), Alemania (2,1), Brasil (1,8 millones), Francia (1,7 millones) y Australia (1,3 millones), según datos de 2017. Al margen de México y Brasil, Argentina y Colombia aparecían como los mercados emisores que más crecieran ese año. La duda es si Argentina exhibirá la misma línea ascendente cuando se conozcan los datos de 2018.

IPW es la forma más rápida y rentable de encontrarse con los proveedores estadounidenses en un solo lugar. Más de 110.000 citas de negocios pre programadas entre compradores (unos 1.300) y unos 1.000 proveedores, entre ellos 48 oficinas de turismo, 374 grupo de hoteles y operadores receptivos, 135 atracciones, 35 empresas de paseos turístico y 13 aerolíneas. En definitiva, una opción rentable para llevar a cabo negocios que, de otra manera, sólo se podrían generar a través de un número exhaustivo de viajes a través de los Estados Unidos.

SER SEDE TIENE SUS BENEFICIOS.
La ciudad sede del IPW, siempre se dijo, tiene su recompensa. Recibir en casa más de 1.300 compradores y 500 periodistas de todo el mundo es sin duda un privilegio. Y Anaheim lo aprovechó mostrando uno de sus grandes tesoros: los parques temáticos. Fue así que la apertura del 51º IPW fue en Disneyland -el primer parque temático creado por Walt Disney en 1955- apenas unos días después de haber inaugurado su nueva área temática, Star Wars: Galaxy’s Edge (su similar en Orlando recién estará abierta al público a fines de agosto). Allí los asistentes al IPW tuvieron el privilegio de disfrutar, luego de una hora y media de paciente espera pese a que el parque estaba abierto exclusivamente para ellos, de un apasionante viaje en uno de los vehículos espaciales más impactantes de la saga creada por George Lucas. El cierre, también en exclusiva, estuvo a cargo de Knott’s Berry Farm, el parque temático más antiguo de Estados Unidos, próximo a cumplir 100 años, famoso por sus excitantes montañas rusas.

LAS PRÓXIMAS SEDES.
La edición número 52º del IPW se llevará a cabo el año que viene en uno de los destinos más conocidos a nivel mundial y más dependiente del turismo (42 millones de visitantes en un año), que no por casualidad fue cede 4 veces del evento: Las Vegas. Será entre el 30 de mayo y el 3 de junio, y ya prometen un evento de apertura espectacular en el Caesars Palace Hotel & Casino. Luego vendrán Chicago (2021), Orlando (2022), San Antonio (2023) y Los Angeles (2024).