Gol y el extraño derecho a disponer que se eche a directivos de Latam Airlines

0
137

Hace unos meses atrás, Gol denunció ante el tribunal donde tramita su reorganización bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, que Latam estaba interfiriendo negativamente en el proceso. En concreto, pretendía negociar con diversos leasors de aviones el traspaso de aviones de Gol, pese a que esta utiliza una flota compuesta íntegramente por Boeing B-737 mientras que la propia Latam utilizar Airbus A320. Claramente, el objetivo espurio era restarle capacidad a Gol. A varias semanas de la denuncia, el Juez de la Quiebra, Martin Glenn, avaló que, como castigo, Gol disponga que tres directivos de Latam sean echados. El grupo chileno-brasileño cambió su actitud, de hecho, retiró su interés por los aviones y Gol pudo renegociar el leasing de sus propias máquinas sin interferencia alguna. Pero esto no bastó como escarmiento para la justicia que hizo lugar al pedido de Gol de echar a tres ejecutivos de Latam en febrero pasado e insiste en la medida de castigo tras una apelación. Gol puso entre ceja y ceja a todos los involucrados en la maniobra de la flota: a Sebastián Acuto, vicepresidente de Flota & Proyectos; a Emilio del Real, vicepresidente de Recursos Humanos; Roberto Alvo, CEO; Ramiro Alfonsín, CFO; Martin St. George, ex CCO (ahora presidente de JetBlue Airways); Andreas Schek, vicepresidente de Ventas y Branding; y Jerome Cadier, CEO de la filial brasileña; todos ejecutivos de Latam. En su solicitud original, Gol dijo que estos individuos poseían conocimiento único sobre el asunto, “incluyendo la decisión de difundir la Carta de Violación de Suspensión a los arrendadores de Gol, la decisión de contratar pilotos del Boeing 737 y la Entrevista de Latam”.