¿CÓMO ARMA AEROLÍNEAS ARGENTINAS SU PROGRAMACIÓN DE VERANO DE LARGO RECORRIDO CON DOS AVIONES MENOS?

0
3300

En diciembre deja de operar uno y en enero otro A340-300. Aviones que ya no van a volar para la empresa ni para ninguna otra aerolínea sino que tienen destino de desierto. La compañía deberá, entonces, arreglarse para cubrir sus rutas internacionales de largo recorrido con 10 A330-200. La misma flota del año pasado, menos los dos equipos que se van. La realidad lleva necesariamente a reducir frecuencias a destinos a los que ya se vuela. Según pudo averiguar Aviación News, la propuesta interna sobre la que se trabaja -podría decirse prácticamente definitiva- indica que a Nueva York se pasaría de 7 frecuencias semanales a 4 (en buena parte para sostener el nuevo vuelo de temporada a Orlando), los de Roma de 7 a 5 y los de Madrid (hace unos días se subió a dos diarios) de 14 a 10 frecuencias. La ruta a Miami sería la menos afectada ya que solo perdería un vuelo a la semana al pasar de 14 a 13. En corta y media distancia, la incógnita sigue siendo si los cinco B737-MAX estarán disponibles para volar entonces. También si se logran recuperar los dos Embraer parados (canibalizados para proveer de repuestos al resto de la flota, especialmente después de haber salido la empresa de un pool del fabricante al que adhería en Miami) más un tercero que actúa hoy de back up. No hay, en cambio, B737 de Aerolineas usados para repuestos, solo dos en inspección C, uno en Aeroparque y el otro en Ezeiza.