Finalmente, ¿podrá Alberto Fernández estrenar este fin de semana el ARG 01, o deberá seguir esperando?

0
1297

Es difícil saber con exactitud por qué se demora la llegada del ARG 01 o, más exactamente, el avión de Alberto Fernández, cuando ya se hizo el pago – U$S 25.000.000, sumando el efectivo y el viejo Tango 01, tasado para la ocasión en U$S 3 millones –; finalizados los trámites de matriculación y exportación, y pintado con el nuevo diseño exterior de los aviones y helicópteros de Presidencia.

Proceso que se realizó en Kansas y que ya estaría concluido, inclusive después de haberse repintado las tapas de turbinas por diferencia en el celeste elegido.

También habría quedado atrás, entre funcionarios del gobierno e incluso del gabinete, la discusión sobre la conveniencia o no de traerlo en este momento por la repercusión política que pudiera generar cuando el dólar es el bien hoy por hoy más demandado en la Argentina.

Obviamente pudo más el deseo de contar con el avión para los viajes que aún le quedan antes de abandonar la presidencia que la repercusión que la llegada del avión pueda generar. Además, – se resignó un funcionario –  gasto político ya está hecho”. Aunque los más experimentados no están tan convencidos y esperan que con la llegada de la nave se reaviven los reclamos por conocer el pliego de licitación – inequívocamente dirigido a este avión, y no a otro -, que rol jugaron los intermediarios y cuál la comisión; si este es el modelo adecuado; su valor respecto a un B737 y su costo operativo (más de un 50%) y la falta de repuestos en el mundo y talleres de mantenimiento en la región.

Si bien el avión, fabricado en 2000, estaría en buenas condiciones, actualizado y con un equipamiento interior VIP nuevo, no deja de ser un avión con más ciclos y horas de vuelo que su antecesor el Tango 01. Simplemente, porque el nuevo avión presidencial, a diferencia del anterior, opero inicialmente como avión de línea hasta el 2005 para Iberia.  Claro que al avión que había comprado Carlos Menem le faltó mantenimiento en todos estos años, al punto de tener ahora un único destino: chatarra.

A punto de concluir su proceso de pintura en Kansas, todo indicaría que el avión podría estar en Buenos Aires este fin de semana o en los primeros días de la semana que viene. Aunque, como con tantas otras cosas, nunca se sabe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here