ALTA fija su posición frente a la apertura del cabotaje de México

0
542

“México se enfrenta a una discusión de crítica importancia para el futuro del transporte aéreo en el país. La autorización del cabotaje representa una medida que pone en riesgo la conectividad de los países y que solo se implementa en situaciones en que: 1) El país no tenga conectividad (que no es el caso de México); 2) Exista una falla de mercado (que no es el caso de México); y 3) No haya una industria aérea fuerte en el país (tampoco es el caso de México)”, asegura ALTA. Y prosigue: “En México existen 220 rutas operadas por 8 aerolíneas locales que sirven a sus 32 entidades federativas. México es un país extraordinariamente conectado que, tan solo en el 2022, rompió récord en el movimiento de pasajeros con más de 107 millones, de los cuales más del 50% se movieron dentro de su territorio nacional. Más allá, como referencia, México tiene más operadores aéreos que, por ejemplo, Brasil, que tiene 230 millones de habitantes y una economía fuerte donde, de hecho, la Ley prohíbe la práctica de cabotaje”. “Implementar la octava libertad del aire (cabotaje) no es una medida relacionada con bajar los precios de los boletos de avión (concepto económico), sino que se trata de un aspecto técnico que impacta la conectividad aérea, la seguridad, entre otros. La gran mayoría de los países permiten, como máximo, la quinta libertad del aire y de manera recíproca, nunca unilateral, inclusive en los países que no tienen una conectividad y mercado fuerte como México. Actualmente, en todo el mundo, solo 31 naciones tienen cabotaje y, la gran mayoría, de manera recíproca. Contrario a lo que inicialmente puede parecer, permitir el cabotaje es una medida sumamente agresiva que debilita la industria local y termina perjudicando al pasajero, al movimiento de carga y, en consecuencia, al país en cuanto a sus ingresos por impuestos, generación de empleos y el número de rutas que se vería disminuido”, indicó ALTA. “En México se observa una competencia efectiva y agresiva entre los operadores que resulta en más y mejores opciones para los usuarios. Es una industria que genera empleos directos y que promueve el turismo, negocios e inversión en todos los rincones del país. Habilitar el cabotaje permitiría a aerolíneas de otros países capturar cuotas de mercado doméstico sin invertir en el país, en su conectividad y en generar empleos; al tiempo que restaría incentivos para invertir en aerolíneas nacionales, en desarrollar la conectividad nacional, incluso en rutas menos atractivas, afectando al final los precios de los vuelos y perjudicando el empleo y el crecimiento. Lo que genera es que las aerolíneas extranjeras se enfocan primordialmente en las rutas principales y rentables con precios marginales vagos, desplazando a operadores locales que generan inversión y empleos en el país, incluso en lugares remotos y destinos cuyas rutas no son tan rentables y esto, a la larga, reduce la conectividad del país y las opciones para los ciudadanos”, concluyó José Ricardo Botelho, CEO de ALTA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here