La FAA investiga si Boeing continúa presionando a sus empleados por cuestiones de seguridad

0
391

La Administración Federal de Aviación (FAA) está investigando si los empleados de The Boeing Company continúan atravesando problemas de presiones en la seguridad en la línea de producción, después de los fatídicos problemas de gerenciamiento.

La FAA depende de los empleados de Boeing para llevar a cabo las funciones de supervisión de seguridad de la agencia durante el diseño y la construcción de aeronaves, un proceso conocido como autoridad delegada. La carta de la FAA a Boeing dijo que los empleados designados con esas responsabilidades de supervisión deben tener “suficiente autoridad para realizar las funciones autorizadas” sin inferencia de la compañía. Pero dijo que una encuesta que la agencia realizó con algunos de esos empleados encontró que “el 35% de las personas expresan preocupaciones y comparten experiencias que indican que el medio ambiente no apoya la independencia.

“La cultura de la compañía parece impedir que los miembros de la unidad de supervisión de seguridad se comuniquen abiertamente con la FAA”, dijo la carta de la agencia. La nota fue publicada por primera vez por el Wall Street Journal este martes. La FAA ha establecido diálogo con treinta y dos de los 1.400 empleados de Boeing con autoridad delegada, según una fuente familiarizada con la encuesta. La compañía dijo que está trabajando con la FAA para asegurarse de que sus empleados tengan la independencia que la agencia requiere. “Tomamos estos asuntos con la máxima seriedad, y estamos trabajando continuamente para mejorar los procesos que tenemos en marcha para garantizar la independencia de los miembros de la unidad de supervisión de seguridad”, dijo la compañía en su comunicado.

La compañía Boeing continúa en el ojo de la tormenta en lo referente a la fiscalización de las normas de seguridad. El proceso de autoridad delegada ha sido objeto de críticas desde que dos accidentes aéreos con los Boeing 737 MAX a finales de 2018 y principios de 2019 mataron a 346 personas en dos vuelos con cinco meses de diferencia, lo que plantea preguntas sobre si Boeing tomó atajos en el proceso de certificación del modelo.

El avión estuvo en tierra durante veinte meses después de los accidentes. Aunque la FAA aprobó que los aviones volvieran a transportar pasajeros en noviembre 2020.

Boeing, que alguna vez tuvo una reputación estelar de seguridad dentro de la industria, esa reputación fue gravemente dañada por la crisis del 737 MAX y las investigaciones que siguieron a los dos accidentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here