Boeing y Airbus firman la paz, tras una disputa comercial de más de 15 años

0
291

Luego de más de 15 años de enfrentamientos debidos a las ayudas públicas que reciben las compañías de parte del gobierno estadounidense (Boeing) y del bloque europeo (Airbus), ambos gigantes aéreos acordaron este martes poner fin, al menos temporalmente, a su disputa por los subsidios.

Ambos fabricantes califican de ilegales dichas ayudas y han llevado a la imposición recíproca de aranceles a numerosos productos. Según el nuevo acuerdo, ambas partes eliminarán por cinco años dichos impuestos por un valor de US$11.500 millones.

El acuerdo fue resultado de una cumbre entre el presidente Joe Biden, y líderes de la Unión Europea (UE).

En un comunicado, Airbus aseguró que recibía con satisfacción la tregua y agregó que el acuerdo “proporcionará la base para crear un campo de juego equitativo por el que hemos abogado desde el comienzo de esta disputa”.

Boeing expresó también su apoyo al acuerdo y aseguró que contribuirá “plenamente con los esfuerzos del gobierno de EE.UU. para garantizar que se respeten los principios de este entendimiento”.

El conflicto entre los dos mayores fabricantes aeronáuticos del mundo, considerado  como la batalla corporativa más larga de la historia reciente, se originó en 2004, un año después de que las ventas del fabricante europeo de aviones superaran a las de su rival estadounidense por primera vez.

Estados Unidos acusó al grupo europeo de haber recibido subsidios ilegales desde la década de los 70, estimados en cerca de US$22.000 millones.

En el otro extremo, la Unión Europea lanzó su propio desafío, alegando que más de US$23.000 millones en ayuda ilegal se habían canalizado hacia Boeing.

En 2010 y 2011, la OMC (Organización Mundial del Comercio) determinó que ambas compañías recibieron miles de millones de dólares en asistencia ilegal.

En el caso de Boeing, a través de contratos gubernamentales y exenciones impositivas, mientras que en el caso de Airbus, a través de ayudas para lanzar programas de aeronaves que eran reembolsables al momento de la entrega.

En 2019, la OMC dictaminó que la UE había brindado apoyo ilegalmente a Airbus, despejando el camino para que Estados Unidos respondiera con aranceles por valor de hasta US$7.500 millones en comercio anual.

Casi un año después, en un caso paralelo, dictaminó que los beneficios de Estados Unidos para Boeing también violaban las reglas comerciales, autorizando a la UE a golpear a Washington con aranceles por un valor aproximado de US$4.000 millones.

En definitiva, parece una clara respuesta hacia un nuevo enemigo común: el fabricante chino Comac que ya se encuentra en las etapas finales del desarrollo del C919, un avión diseñado como rival directo del A320neo de Airbus y del Boeing 737 Max.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here