Más de un interesado en convertirse en accionista de Sky Airline, necesitada de recursos para sobrevivir

0
644

En el 2020 – y es posible que en buena parte del 2021 – en el negocio aerocomercial nadie se salva de la turbulencia severa. Ahora le tocó a la chilena Sky Airline que, golpeada por la pandemia, busca un claro para salir.  Holger Paulmann, su presidente, había dicho en los primeros meses de la crisis global que la aerolínea contaba con recursos para sobrevivir, con el cinturón apretado, hasta fines de 2020. Sus predicciones eran que para diciembre de este año los vuelos se recuperarían al 50% de su demanda habitual y a fines de 2021 al 80%. Pero la realidad, hasta noviembre, era que la industria apenas se había recuperado un poco más del 30% en relación a un año atrás.

Ante este panorama la compañía solicitó ayuda estatal, pero sin éxito. Las primeras medidas – de manual – la llevaron a negociar con los sindicatos y reducir personal. Luego buscaron asesoramiento financiero para encontrar una solución que les permitiera alargar la caja por más tiempo. La recomendación de BTG Pactual sería emitir un bono convertible en acciones por un valor de US$ 100 millones en el mercado internacional, y concatenar esta propuesta con una futura apertura a bolsa, la que se proyectó para 2024.

Está claro que la aerolínea necesita una fuerte inyección de capital para capear la crisis del sector. Existen otras alternativas que podrían introducir cambios en el paquete accionario. La aerolínea chilena hizo el roadshow de su propuesta de bono en agosto 2020 y esperaban lanzarlo en septiembre. Durante este proceso a algunos de los visitados se les abrió el apetito, no por una mera inversión financiera, sino por ingresar en la compañía, mediante un aumento de capital que inyecte recursos frescos a la golpeada aerolínea.

Entre los interesados aparecen Nicolás Ibáñez, uno de los propietarios de Aviasur, compañía de vuelos privados y William “Bill” Franke, dueño de su competidora, JetSmart Airlines Chile. Ambas partes están en due diligence. También, se especula, con el fondo Cartesian Capital Group interesado en aerolíneas low cost en la región que está detrás de la argentina Flybondi Líneas Aéreas desde 2017 y la colombiana Viva Air.

La expectativa es que durante enero de 2021 se opte por una de las tres propuestas que aspiran a tener entre el 40% y 60% de la aerolínea ligada a la familia Paulmann.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here