Con más dudas que certezas, se habilitaron los vuelos regulares de cabotaje en Argentina a partir del lunes que viene

1
1669

Todo es muy extraño. Las aerolíneas se pasaron meses esperando un decreto o resolución oficial que habilitara los vuelos regulares en la Argentina y ahora todos se preparan para el 19/10 – no está claro el por qué de esta fecha – en base a un decreto del Poder Ejecutivo que extendió el “distanciamiento social, preventivo y obligatorio” hasta el 25 de octubre de 2020 pero que no menciona expresamente, como lo había hecho hasta ahora, la prohibición de los vuelos. Algo así, como que “lo no está prohibido está permitido”. La Resolución con todas las especificaciones, detalles y limitaciones se esperaba este miércoles. Pero no. Si, en cambio, una conferencia de prensa en Aeroparque, con varios ministros “invitados”, donde no se dijo nada que ya no se supiera.  El próximo paso, se supone, será ahora la publicación de resoluciones técnicas y administrativas, tanto por parte del Ministerio de Transporte como de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Esto, más algunas limitaciones impuestas por el DNU, llevan a suponer que los trámites insumirán lo que resta de esta semana por lo que mágicamente asoma la fecha del próximo lunes 19 de octubre como Día D. Mientras tanto, siguen las dudas sobre quienes podrán volar, a donde, que rutas operará cada aerolínea y si el pasajero deberá hacerse un hisopado o prepararse para una cuarentena.

Según los tiempos que se manejan en oficinas oficiales, el problema no sería tanto redactar los decretos y resoluciones – hubo tiempo y varios amagues de apertura – sino cumplir con una de las restricciones que impone el DNU: que sean las autoridades provincias las que digan si quieren o no los vuelos. “Si un gobernador no quiere, no habrá vuelos a esa provincia hasta que este funcionario disponga, se suponer que en base a como avance la pandemia localmente, si los quiere o no”, señalaron desde Transporte. Consultar a las autoridades provinciales – se dijo- era la tarea que iba a desplegar entre martes y miércoles el ministro Mario Meoni, lo que hacía suponía que el miércoles ya estaría el mapa de rutas disponible para las aerolíneas y los pasajeros. No fue así. El funcionario dijo durante la conferencia de prensa que se le había informado a los gobernadores sobre la apertura pero no tenía listo el relevamiento. Si bien en un momento se presuponía que unas 10 provincias dirían que no, a medida que se avanzaba con la idea de la apertura y se conocían los protocolos y limitaciones, los jefes territoriales iban entornando las puertas.

Si uno consulta a las cuatro empresas que aún quedan operando en cabotaje todas afirman que están listas para arrancar con los vuelos regulares – los “especiales” les permitió a algunas, por lo menos, ir calentando motores – aunque reconocen que un vuelo regular no se pone en servicio de un día para el otro. Y mucho menos se comercializa. La abundancia o escases de pasajeros es otro tema. La cautela – o el pesimismo – es lo que domina. Una de las empresa le dijo a quien quiera oírlo que, salvo que haya alguna ayuda oficial o posibilidades de financiar el combustible al inicio – el JP1 se paga anticipado – no despegarían antes de los dos meses, no solo a la espera de que se fortalezca la demanda, sino también a la comercialización anticipada de los vuelos que permita hacer algo de caja como para empezar a operar. Obviamente no es el caso de Aerolíneas.

Con un agravante para las aerolíneas que se desprende del DNU y seguramente de la resolución: estos vuelos solo estarán habilitados, en una primera etapa, para trabajadores “esenciales” y personas que deban trasladarse por tratamientos médicos.  ¿Serán suficientes? ¿Alguien tuvo en cuenta que una hora de vuelos demanda entre U$S 2.500 y U$S 3.000?

El DNU establece específicamente que estos vuelos no estarán habilitados para el turismo. ¿Cómo juega esta disposición con los planes y promociones, entre ellos el PreViaje, que pergeñó el Ministerio de Turismo para recuperar esta actividad que no trabaja desde marzo, que demanda mucha mano de obra y de la cual depende la economía de muchas provincias?

Solo se habló de algunas excepcione, a modo de prueba, en destinos netamente turísticos como Bariloche o Iguazú. Pero sin precisiones.

¿Quién deba viajar por negocios, razones personales o visitar a un familiar estará obligado de pedir un permiso especial?

¿Podrán los pasajeros que llegan desde el exterior abordar un vuelo de cabotaje?

Esto es para los vuelos internos. Casi nada se sabe de los internacionales, salvo que dependerá de los destinos y que posiblemente, en muchos de ellos, haya que cumplir con requisitos como cuarentenas, certificados médicos, hisopados previos y seguros especiales lo que condicionará la demanda, al margen de los impuestos que baten records. Por ahora los vuelos a la Argentina solo permitirán la llegada de residentes en el país.  No obstante se supone que no serán muchos los vuelos regulares internacionales a partir del 19, teniendo en cuenta la complejidad para el armado de estos vuelos y el tiempo que demanda su comercialización.

1 Comentario

  1. Lo único bueno, se me ocurre, es que por lo menos a partir de la semana que viene despegue algún avión.
    Hasta ahora lo único que levantaba vuelo era el dólar y la inflación. Ahora se suman los aviones!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here