LATINOAMÉRICA ES, POR LEJOS, LA REGIÓN QUE MENOS ALIVIO HA OFRECIDO A LA INDUSTRIA AÉREA

0
317

La decisión de las dos principales líneas aéreas de la región de acogerse al Capítulo 11 no deja mucho margen de dudas. Las compañías de la región están atravesando una crisis casi terminal y desde la industria se repiten los desesperados pedidos de ayudas públicas. En ese escenario, Peter Cerda, Vicepresidente regional de la IATA, presentó unos número ejemplificadores, que indican que a nivel mundial, los gobiernos han dado ayudas por 123 mil millones de dólares, pero de este total, lo concedido por las autoridades latinoamericanas es de 300 millones de dólares, el equivalente al 1% de los ingresos que tuvieron las empresas en 2019. Norteamérica se encuentra en el extremo contrario, con una ayuda financiera de US$66.000 millones, equivalente al 25% de los ingresos de las empresas del año anterior. “A nivel mundial, los gobiernos han proporcionado ayuda financiera para mantener a la industria con vida pero este apoyo se distribuye de manera muy desigual en todo el mundo y difiere enormemente según el país”. Sin embargo, Cerdá destacó, dentro de Latinoamérica, las medidas tomadas por Brasil, Colombia, Costa Rica y Ecuador, que van desde la reducción de tasas para las líneas aéreas al lanzamiento de líneas de créditos específicas. Actualmente, el 93% de las operaciones aéreas en América Latina están paralizadas. Con este escenario, cada día que pasa habrá más probabilidad de que las compañías se tengan que acoplar al Capítulo 11 o incluso dejar de operar de manera permanente. “Estamos llegando a momentos en el que simplemente no hay suficiente liquidez para mantener operaciones en tierra, sin volar”, añadió. En China y Europa el “parate aéreo” fue de dos meses y medio. Mientras que “calculamos que en Latinoamérica, en algunos casos, será de cinco meses y muy pocas compañías están en condiciones de soportar esa inactividad”, advirtió.