LAS AEROLÍNEAS PODRÍAN PERDER U$S 39.000 MILLONES DURANTE EL SEGUNDO TRIMESTRE

0
367

El análisis se basa en el estudio del impacto de IATA sobre el transporte aéreo publicado la semana pasada (en un escenario que contempla tres meses de restricciones severas de los viajes aéreos). En este contexto, la demanda anual caería un 38% y los ingresos por pasajeros anuales hasta los U$S 252.000 millones respecto a 2019. En el segundo trimestre, la demanda sufre el mayor desplome (71%). ¿Cuáles son los principales factores?: Los ingresos esperados se contraen un 68%, las operaciones de carga (a pesar de la reducción de la actividad) se sitúa por debajo del desplome de la demanda pronosticada (71%), los costos variables caen bruscamente -un 70% en el segundo trimestre- en consonancia con una reducción estimada del 65% en la capacidad del mismo trimestre. También cae bruscamente el precio del combustible para la aviación, pero las coberturas del combustible recortarán el beneficio en un 31%. Los costes fijos y semifijos ascienden a casi la mitad de los costos de las aerolíneas. Se espera que los costos semifijos (incluidos los costos de tripulación) se reduzcan un tercio. Las aerolíneas están intentando reducir los costes al máximo, aunque tratan de conservar su fuerza laboral y su capacidad de negocio con el fin de estar listos para la fase de recuperación. Estos cambios en los ingresos y en los costos producen una pérdida neta estimada de U$S 39.000 millones en el segundo trimestre. Además de los costos inevitables, las aerolíneas deben reembolsar el importe de los billetes tras las cancelaciones masivas por las restricciones de viaje impuestas por los Gobiernos: U$S 35.000 millones, lo que puede generar una grave crisis de liquidez que castigará las cajas de las líneas aéreas con U$S 61.000 millones en el segundo trimestre. “Sin auxilio, la industria podría sufrir una crisis de liquidez de hasta U$S 61.000 millones) en el segundo trimestre”, declaró Alexandre de Juniac, consejero delegado de IATA. Algunos gobiernos ya han puesto en marcha paquetes de ayuda financiera o medidas regulatorias de auxilio: Colombia, EE.UU., Singapur, Australia, China, Nueva Zelanda y Noruega. Recientemente, Canadá, Colombia y los Países Bajos han relajado sus normativas y permiten a las aerolíneas ofrecer vales a los pasajeros en lugar de reembolso. Las aerolíneas necesitan capital circulante para mantener su negocio en un entorno caracterizado por una volatilidad extrema.