CIELOS PELIGROSOS

0
254

El mundo y la comunidad aeronáutica toda mira con estupor e indignación lo ocurrido con el MH17 de Malaysia Airlines que el último jueves volaba con 283 pasajeros y 15 tripulantes entre Ámsterdam y Kuala Lumpur. No se puede hablar de accidente. Se trata, sin temor a equivocarse, de un asesinato. El ataque fue a un avión comercial claramente identificado. Ahora vendrá la búsqueda de culpables, la discusión sobre si era seguro volar por ese espacio aéreo, y el cruce de acusaciones. De qué sirve que el hombre haya puesto todo su talento y creatividad para convertir a la aviación en el medio de transporte más seguro si hay políticos o simples fanáticos dispuesto a apuntar un arma hacia un avión repleto de pasajeros. Nunca más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here