UN SOFOCÓN PARA AEROLÍNEAS ARGENTINAS EN EL FORO DE LÍNEAS AÉREAS

0
275

(Enviado especial) No fue la mejor forma de hacerse notar, sobre todo después de haber sido ignorada por sus logros durante todo el evento. Pero Aerolíneas Argentinas, involuntariamente, se convirtió en protagonista no deseado en el panel más importante -el de los CEOs- del Foro de Líderes de Líneas Aéreas de América Latina (ALTA). Apenas había comenzado a andar el panel cuando la conocida periodista de la CNN, Gabriela Frías, que hacía las veces de moderadora, preguntó al panel que opinaban como empresarios sobre la politización de algunos temas de la industria y puso como ejemplo las declaraciones de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que recurrió a las figuras de Gol y American Airlines para sostener su teoría de que el tema de la empresa argentina no es puntual, y justificar de esa manera la mala situación que viven Aerolíneas y Austral. A esta altura del año, dijo, el monto de los subsidios entregados ya superan a los U$S 800 millones del 2011. La mayoría de los panelistas evitaron opinar -no es fácil hablar de una empresa colega y de un país donde se opera- pero quienes lo hicieron coincidieron en que la situación de la empresa argentina está desvirtuada por la intervención política y que los problemas son concretos y de gestión. Finalizado el panel, y cuando llegaba el turno de las preguntas, Juan Pablo Lafosse, gerente comercial de Aerolíneas Argentinas y cabeza de la delegación de la empresa (Mariano Recalde había anunciado su asistencia y participación en este panel pero no concurrió) pidió derecho a replicar para desmentir los dichos de la periodista a quien acusó de contar con datos equivocados. “No es cierto que esté recibiendo más subsidios que en años anteriores por lo que te pido que revises tus fuentes”, le dijo. La respuesta, enérgica por cierto de la periodista que además demostró estar muy bien informada sobre la disputa entre el gobierno y los medios independientes, fue en defensa de sus fuentes “compuestas por periodistas que no son los dueños de los medios -por lo tanto hay que respetarlos como profesionales- y por lo menos por tres analistas que conocen muy bien la situación de las empresas”. El problema para Lafosse fue que la respuesta, tanto de la periodista como del panel, mereció el aplauso de la platea, evidenciando de qué lado estaba la credibilidad. El affaire Aerolíneas fue el comentario obligado por el resto del evento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here