SEMANA DIFICIL PARA AEROLINEAS Y AUSTRAL Y DUDAS PARA EL FIN DE SEMANA LARGO

0
281

No fue, ni la que pasó ni ésta, una semana fácil para los pasajeros de Aerolíneas y Austral. El miércoles de la semana pasada una falla en el sistema operativo de la empresa en Aeroparque obligaron a demorar y cancelar vuelos de ambas compañías ante la imposibilidad de generar los planes de vuelo. Al día siguiente personal técnico se congregó frente a las oficinas en Bouchard y Lavalle para protestar “buscando no afectar la operación”, según aclaró la gente de Ricardo Cirielli. No ocurrió lo mismo con una asamblea programada para las primeras horas del lunes en Aeroparque, convocada por la Federación Argentina de Personal Aeronáutico (FAPA), que nuclea a cinco gremios, que terminó por afectar a unos 26 vuelos que debieron ser reprogramados o directamente cancelados. Edgardo Llanos, secretario general de FAPA, denunció que las demoras no fueron por la protesta sino directamente por un lockout patronal. Enterados de la asamblea por información de los mismos gremios, se sospecha, la empresa habría decidido anticiparse y reprogramar los mismos. La protesta en el hall de Aeroparque, que no estuvo libre de incidentes cuando un grupo opositor enfrentó a Llanos, terminó cuando los gremialistas fueron convocados al Ministerio de Trabajo. Al no llegarse a un acuerdo, el ministerio dictó una conciliación obligatoria. Tampoco se llegó a un acuerdo el martes por lo que se pasó a un cuarto intermedio hasta el jueves. El riesgo es que, si no hay arreglo, puedan afectarse los vuelos del fin de semana largo. No habrá paro, pero si asambleas en lugares de trabajo. La protesta, entre otros temas, tiene que ver con los seis meses de demora que llevan las discusiones paritarias. Tenían que haberse resuelto en marzo pero la empresa dilató la discusión. Ahora, al margen del porcentaje que se pueda acordar, no tendrían la empresa de donde sacar los fondos para pagar el retroactivo, por lo que pretenden aplicar el aumento a partir de ahora. El porcentaje de aumento aún esta en discusión. Pero lo que sí es seguro es que el Ministerio de Trabajo quiere que lo que se acuerde llegue hasta septiembre de 2013, es decir hasta después de la elecciones legislativas. Los gremios dicen entonces que el número es otro o que se ajuste en marzo del año que viene. Los gremios enrolados en la Federación, por más oficialistas que sean, dicen querer “preservar el poder adquisitivo”. Los parámetros de ajuste, por lo tanto, no se relacionan con lo que dice el Indec

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here