AEROLÍNEAS PIENSA MAS EN MIAMI QUE EN SAN JUAN

0
362

Por decisión del gobierno, Aerolíneas Argentinas, como empresa de bandera, según le gusta definirla a los funcionarios, se supone que es el instrumento elegido para manejar la política de viajes de los argentinos. Infinidad de veces se ha insistido desde la función pública que los 2,2 millones de dólares que requiere de subsidio por día Aerolíneas se justifican porque lo que importa no es el negocio “sino la conectividad de los argentinos”. Y allí aparece el contrasentido. Mientras el gobierno busca por todos los medios desalentar los viajes al exterior con impuestos y controles, negando autorizaciones para operar a otras aerolíneas desde el país (COPA, LAN Perú, Taca, AeroSur, Pluna, etc.), impidiendo incrementar frecuencias (LAN a Miami) y demorando las autorizaciones – si es que algún día las dan – para que empresas nacionales hagan charter durante la temporada alta, Aerolíneas duplica su oferta a Miami (dos vuelos diarios desde diciembre) y programa charters a Salvador, Cancún, Florianópolis, Río, Porto Seguro, etc. Al margen de promociones con descuentos y cuotas junto a tarjetas de crédito -este fin de semana por ejemplo con Mastercard- exclusivo para vuelos internacionales. Los vuelos long range de Aerolíneas, aquellos que prefiere la clase media cuando puede, constituyen la gran hemorragia económica de aerolíneas. Cada pasajero que compra un ticket por la empresa estatal a Miami, Europa o Sydney recibe un subsidio de U$S 900 que paga el resto de los ciudadanos para que pueda volar. No por nada se hablaba en diciembre de 2011 de un comité que encabezaba Mariano Recalde y algunos ministros que iban a revisar las rutas no rentables de Aerolíneas al exterior para darle preeminencia a las de cabotaje y regionales, lo que significaba reconocer por primera vez donde estaba el brutal déficit de la empresa. En diciembre de 2010, Aviación News señalaba -cifra nunca desmentida- que Aerolíneas perdía en cada tramo Buenos Aires-Miami o viceversa entre 50 y 60 mil dólares. En diciembre, cuando inaugure su segundo vuelo, Aerolíneas estará ofreciendo 14 frecuencias semanales a Miami con A340/300 (casi 4.000 asientos por tramo por semana) contra 17 a San Juan con Embraer 190 (1.666 lugares). Aunque los sanjuaninos no tienen motivos para extrañar los colores de la empresa: 7 aviones de Aerolíneas reposan inertes desde hace meses en el aeropuerto local.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here