RICARDO CIRIELLI: SIN FILTRO

0
179

No fue, la que pasó, una semana especialmente benévola con la administración estatal de Aerolíneas Argentinas y Austral. Además de un informe especial de Clarín, donde se hace hincapié en los casi U$S 2.800 millones transferidos en menos de 4 años desde el Tesoro para sostener las empresas en el aire, y un bloque exclusivo en el programa “Periodismo para todos” de Jorge Lanata en Canal 13 que mostró aviones desprogramados estacionados en aeropuertos del interior mientras se paga el correspondiente alquiler, el lunes Ricardo Cirielli, actual secretario general del gremio de los técnicos (APTA), envió a los medios un informe particularmente crítico sobre el manejo de la compañía. El exsubsecretario de Transporte Aerocomercial del kirchnerismo, que define en el escrito a ambas compañías como “un agujero negro, donde solo el 10% de lo recibido fue destinado para realizar inversiones genuinas”, fue especialmente detallista en cuanto a los datos de la flota elegida, pero especialmente en la cantidad de inversiones no realizadas especialmente en el área técnica. El dirigente criticó las subflotas (distintas configuraciones entre aviones de un mismo modelo), la incorporación de aviones tecnológicamente superados y caros de operar para el largo radio (los A340), la no explotación del negocio de carga, la falta de inversiones en el área técnica y el haber rechazado propuestas “trascendentales”, como las de Lufthansa y Panasonic para formar equipos técnicos para atender reparaciones propias y de terceros. Pero la crítica más encendida estuvo dirigida a la falta de experiencia e idoneidad de los directivos y directores puestos por el gobierno en Aerolíneas y Austral. “No hubo, desgraciadamente, ningún Miguel Galuccio (especialista designado al frente de YPF). Todo lo contrario”, comparó Cirielli. APTA, por los técnicos y controladores, fueron los responsables de que las compañías tuvieran que reprogramar sus vuelos de la tarde del miércoles, coincidiendo con la protesta convocada por la CGT. El resto de los gremios aeronáuticos, aun los aliados a la CGT de Moyano, como APLA, optaron por quedarse a mitad de camino. Apoyaron pero no pararon ni convocaron a la march

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here