LA QUIEBRA DE SPANAIR

0
250

La aerolínea española Spanair se presentó en forma sorpresiva el último viernes en concurso voluntario de acreedores con un pasivo que supera los € 474 millones, después que Qatar Airways hiciera pública su decisión de no entrar como socio en la compañía. Fuentes judiciales aseguraron que la voluntad del equipo legal de Spanair es que el concurso se declare lo antes posible para evitar que alguno de los acreedores solicite el concurso necesario, lo que dificultaría mucho el margen de maniobra en la gestión de la crisis de la aerolínea. El principal acreedor de Spanair es la aerolínea sueca SAS, propietaria del 10% de la compañía y antiguo máximo accionista hasta 2009, que reconoce en sus cuentas que la empresa española le adeuda € 165 millones. También su competidora Ryanair se presentó ante la Justicia para solicitar una medida cautelar que evite que Spanair pueda recibir más ayudas públicas durante el proceso de concurso que se abre ahora. Con esta demanda son dos los frentes judiciales que se le abren a la aerolínea que preside Ferrán Soriano, y que recibió en los últimos tres años € 150 millones de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. La decisión de cerrar sus vuelos de manera tan abrupta se debió a que, una vez hecha pública la noticia de que la Generalitat no salvaría más a la empresa, “pilotos y personal de cabina estaban demasiado nerviosos y podían poner en peligro los vuelos”, explicaron. Lo cierto es que la empresa no tenía mas efectivo que para 48 horas de combustible. Unos 83.000 pasajeros se quedaron sin volar en una semana. Doce mil fueron reubicados desde el cierre en tanto que al resto se le reembolsó el importe de los pasajes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here