SIN OTRA SALIDA, AMERICAN AIRLINES SE ACOGE AL CAPÍTULO 11

0
405

Ya a comienzos de octubre las acciones de AMR Corp, matriz de American Airlines, habían caído un 35,14% y los analistas debatían acerca de una inminente convocatoria de acreedores. En ese momento, el portavoz del grupo, Andrew Backover, reconoció las especulaciones, pero afirmaba que “el Capítulo 11 – ley de bancarrotas- no es nuestro objetivo ni es nuestra preferencia”. Pero sí fue una necesidad. Hasta el momento, era la única de las grandes aerolíneas estadounidense que no se había acogido en la última década al Capítulo 11, lo que no necesariamente fue una ventaja ya que sus competidores salieron del proceso más fuertes y ágiles, a diferencia del estancamiento de American. Ya en julio, la aerolínea había anunciado durante el primer semestre del año pérdidas por US$ 722 millones, casi un 40% más que los US$ 516 millones que ya había perdido en el mismo periodo del año anterior. Desde AMR afirman que tanto la actividad de los vuelos de American Airlines como los de su filial regional American Eagle, también afectada por la suspensión de pagos, seguirá con normalidad. Tras los atentados de 2001, US Airways y United Airlines solicitaron la suspensión de pagos en 2002, mientras que Delta y Northwest lo hicieron en septiembre de 2005. Los procesos también propiciaron una concentración en el sector, ya que Delta compró Northwest mientras UAL y Continental se fusionaron. La compañía ha justificado que esta decisión se produce “con la intención de conseguir una estructura de los costos y de la deuda más competitiva” y por “el mejor interés de sus accionistas”. “Esta ha sido una muy difícil decisión, pero es un paso necesario para que nuestras aerolíneas sean ahora más eficientes, competitivas y financieramente más fuertes”, agregó el flamante presidente y consejero delegado de AMR, Thomas W. Horton.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here