AEROLÍNEAS ARGENTINAS: TODA LA CULPA PARA LOS GREMIOS

0
280

La Presidenta aprovechó la inauguración la semana pasada de un hangar (ex CATA) para Austral en Aeroparque para hablarle directamente a los empleados del grupo y cargar toda la responsabilidad de lo que ocurre hoy en la compañía a los gremios aeronáuticos, en particular APTA y APLA. En el mensaje, casi personal y sentido, al punto que generó lágrimas en algunos asistentes, Cristina Fernández de Kirchner justificó ante empleados y familiares este tipo de medidas en tanto estuvieran dirigidas a administradores privados anteriores, pero nunca a una empresa “recuperada” por el Estado. El mensaje contenía también una encendida defensa de la gestión de Mariano Recalde, coincidente con las declaraciones de funcionarios y políticos oficialistas y con avisos publicados en distintos medios enumerando los logros de la gestión. Está claro que desde hace unos días, ante la imposibilidad de ocultar la nueva crisis y la distancia que a esta altura los separa de la gestión Marsans, la estrategia marcada desde lo más alto del poder fue responsabilizar a los gremialistas por todos los males de la empresa, en especial a Ricardo Cirielli y Jorge Pérez Tamayo, casualmente los principales socios del kirchnerismo en el proceso que culminó con la salida de los españoles de Aerolíneas. Por eso resultaban patéticas las imágenes que mostraban a gremialistas -obviamente ni de APTA ni de APLA- aplaudiendo de pie mientras la Presidenta los castigaba cuando un par de meses atrás, alineados con uno de aquellos dos líderes, eran parte del conflicto y dificultaban también el funcionamiento de la compañía simplemente porque otro gremio le sacaba afiliados. Para sustentar sus palabras, la Presidenta detalló los salarios que reciben los empleados y fue desmentida casi por el completo cuadro gremial. Si bien históricamente los sindicatos han sido un problema para cualquier administración en Aerolíneas, resulta un tanto exagerado cargarles ahora el 100% de los males o responsabilizarlos por los sueldos que reciben los empleados de cualquier nivel, superiores a los que pagan las empresas más rentables y eficientes del país. En todo caso le cabría a los gremios el mismo grado de responsabilidad que les cupo en el fracaso de cualquier gestión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here