VOLAR EN LA ARGENTINA: SI DIOS, CRISTINA Y LOS GREMIOS QUIEREN

0
238

Desde hace años, volar en la Argentina no es fácil. Pero más por estos días. La saga comenzó el jueves con la visita, ya a esta altura habitual, de las cenizas que siguen yendo, como es natural, para donde sopla el viento. Pero había algo más que cenizas en el ambiente. El gobierno vio entonces un paro encubierto por parte de algunos controladores que responden al ahora enemigo numero uno del modelo, antes funcionario del gobierno con cargo de subsecretario de Transporte Aerocomercial, Ricardo Cirielli. Gremialista con buena llegada al ministro de Planificación, Julio de Vido, a quien casualmente no le cae nada bien la actual conducción de Aerolíneas Argentinas. Cirielli, que además, se muestra últimamente cerca de Hugo Moyano, coincidió la semana pasada con su colega Jorge Perez Tamayo, líder de los pilotos, en criticar públicamente el manejo que La Cámpora y Mariano Recalde hacen de la compañía. Cirielli acusaba en su nota a Recalde por no invertir en el área técnica, pese a los subsidios que recibe del gobierno. Justo este fin de semana hubo cancelaciones por problemas técnicos. Desde la empresa y la secretaría de Transporte percibieron en estas cancelaciones un “excesivo celo profesional” por parte de la gente de Cirielli para resolver las novedades técnicas. Éste, en cambio, atribuyó los problemas a la falta de recursos en Mantenimiento, a fallas en los aviones y a tareas que se postergan hasta que el fabricante dice basta. Ante esta “confabulación” de técnicos y controladores reaccionó la Presidenta y, se dijo, cortó por lo sano ordenando cancelar los vuelos internacionales de Aerolíneas. Luego Recalde habría admitido que la orden fue impartida por él mismo. De una u otra manera, cortar por lo sano no es otra cosa que dejar mucha gente en el suelo. La empresa vuelve a repetir una de sus cíclicas crisis. No importa quien la maneje. Y los argentinos, otra vez, a pagar los platos rotos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here