DISPAREN CONTRA RECALDE

0
314

En política, por lo general, nada es casual. Es tan raro que dos adversarios políticos coincidan, como que dos gremios como APLA y APTA, históricamente enfrentados y en permanente competencia, coincidieran con algunas horas de diferencia en descargar toda su artillería hacia la conducción de la empresa. Y en denunciar, de golpe, lo que hasta ahora no habían visto. No por nada la Presidenta citó para la semana que viene a Mariano Recalde y a Juan Pablo Schiavi, secretario de Transporte, para que le expliquen de que se trata todo este sainete. Es inevitable pensar que alguien, con mucho poder de fuego todavía y con más de una espina atragantada, dio luz verde como para avanzar contra Recalde y el equipo de La Cámpora, instantes después de haber terminado el recuento de los votos que ratificó a Cristina Fernández de Kirchner al frente del gobierno que todos dicen defender. La semana pasada las apuestas eran ver quien -Carlos Tomada, Alejandro Granados, Julio Alak y un tal Hernández del Mercado Central- sería el sucesor de Recalde, a quien muchos, en la compañía, ven -o desean- lejos de los aviones. Esta semana las apuestas favorecían a Granados, pero con un experimentado miembro de APLA en el asiento de la derecha. ¿O de la izquierda? Cierto o no, lo nuevo ahora es que todos en la compañía comenzaron a espantarse por las pérdidas y los subsidios, palabra ciertamente devaluada desde la semana pasada, que demanda el grupo para mantenerse en el aire. Descubrieron que las pérdidas proyectadas para este año podrían acercarse cuando todos hablan de recortar subsidios a los U$S 800 millones (85% imputable al mercado internacional y 15% al doméstico), en tanto que el presupuesto 2012, supuestamente el del prometido equilibrio, contempla gastos para Aerolíneas por U$S 250 millones. Obviamente ahora, el único responsable es Recalde y su equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here