AEROLÍNEAS CON JUMBO A RÍO

0
294

Los aproximadamente 70 pasajeros, la mayoría argentinos, que esperaban para embarcar hacia Buenos Aires ese sábado en el aeropuerto del Galeao primero se maravillaron, el ver aterrizar semejante mole, y luego se sorprendieron cuando descubrieron que era su avión. El B747-400 de Aerolíneas, motivo de grandes discusiones con los pilotos por estos días, sorprendía por llevar el sector de business cerrado y con las luces apagadas y un solo pasajero, un ejecutivo de la industria, en el upper deck. Con 421 asientos disponibles, los escasos pasajeros podían elegir libremente donde sentarse. Los 18 tripulantes de cabina –11 es la dotación mínima por seguridad para este equipo– permitían un servicio casi personalizado, o que muchos no tuvieran mucho que hacer. Mover un B747-400 cuesta por hora de vuelo entre U$S 25.000 y 30.000. Solo sus 4 motores demandan en un ida y vuelta a Río unos U$S 80.000 en combustible. ¿Por qué estaba ese avión en esa ruta cuando con un B737 era más que suficiente? La explicación es que el avión está programado en esa ruta para que los pilotos de la flota B747 hagan horas de vuelos para no perder sus habilitaciones. Hay números en Aerolíneas que se explican solos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here