EL CIERRE DE AEROPARQUE AL COMPÁS DE AEROLÍNEAS

0
234

EL CIERRE DE AEROPARQUE AL COMPÁS DE AEROLÍNEAS

El cierre temporario para la realización de obras en el Aeroparque Jorge Newbery se está convirtiendo en un verdadero problema para todas las compañías y para las autoridades. Aun reconociendo perjuicios de distinto tipo, todos aceptan que las obras son importantes –sin duda las más significativas en muchos años en ese aeropuerto que ha ganado protagonismo por su regionalización– ya que hacen a un mejor funcionamiento y a la seguridad. Todas, excepto Aerolíneas, que aún a escasos 38 días sigue intentando que las mismas se difieran o, en el peor de los casos, se minimicen. Un mes atrás, ante la evidente presión de Aerolíneas, directivos de Aeropuertos Argentinas 2000 salieron enfáticamente a desmentir cualquier rumor de postergación bajo el argumento de que las obras –cambio del hormigón total de la pista, ensanchamiento y nuevo balizamiento– era una exigencia tanto de las autoridades argentinas como de la OACI, fundamentalmente por el carácter internacional que tomó la aerostación por responsabilidad exclusiva de la empresa estatal. Dos semanas atrás, AA2000 había aceptado bajo presión reducir en 19 días el plazo de la obra pero manteniendo –según dijeron– el contenido de las mismas. Pero la realidad es otra. Lo concreto es que sólo se van a hacer una parte de los trabajos proyectados, lo que obligaría a un nuevo y absurdo cierre el año que viene. Lo que se posterga –si no se suman otros items– es el ensanche de la pista. En definitiva, prevaleció la burocracia sobre la seguridad. En Aerolíneas dos supuestos “expertos en pistas” defienden la postura de la empresa. Del otro lado están los técnicos del ORSNA, AA2000 y los internacionales de OACI. ¿Qué mueve a Aerolíneas a ejercer tanta presión? Según coinciden en el sector, evitar que los números de gestión de este año se vean afectados. Mientras tanto el resto de las aerolíneas parecen convidadas de piedra, lo mismo que AA2000 que ya prácticamente ha resignado el manejo del operativo “cierre del Aeroparque” en la ANAC. La última sorpresa es la pretensión de que todas las compañías nacionales y Pluna, con excepción de LAN (que reducirá en esos días un 30% su actividad por una previsible caída del tráfico) y obviamente Aerolíneas, operen en absoluta desventaja desde El Palomar, sin accesos razonables y donde no existe ningún tipo de estructura operativa, ni servicios, ni comodidades para los pasajeros. Allí pretenden, para dejarle el espacio libre a Aerolíneas, que operen Sol (estaba previsto desde un principio), Andes, Pluna, MacAir, etc. La presencia de Pluna y Sol obligaría a montar allí migraciones y aduana. Obviamente nadie habla de compensación alguna, ni para las compañías ni para los pasajeros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here