OTRO ALLANAMIENTO A LAS OFICINAS DE AEROLÍNEAS Y VAN…

0
165

OTRO ALLANAMIENTO A LAS OFICINAS DE AEROLÍNEAS Y VAN…

La llegada de oficiales de justicia a las oficinas de la compañía sobre la calle Bouchard ya se está haciendo una costumbre. Esta vez la denuncia, que investiga el juez federal Sergio Torres, está referida a un presunto pago de coimas por la compra de 20 aviones para Austral a la brasileña Embraer. Según el diario La Nación, la Justicia busca determinar el rol de Manuel Vázquez, un allegado del ex Secretario de Transporte Ricardo Jaime, a quien se lo vincula también con la operación de compra de un avión privado supuestamente para el ex funcionario. Juan Pablo Schiavi, actual secretario de Transporte, atribuyó esta situación, sin aclarar a quienes se refiere, a “gente que le molesta que la aerolínea de bandera esté volando a todo el país, con niveles de frecuencia muy importantes”. De todas formas, aseveró, “somos respetuosos de la Justicia y a todo lo que pregunten vamos a dar una explicación ya que trabajamos con documentación oficial”. Según trascendió, aunque esto no es nuevo, los funcionarios judiciales habrían encontrado e-mails donde se le advertía al entonces presidente de la compañía, Julio Alak, hoy ministro de Justicia, sobre irregularidades en la contratación de los aviones. Los correos habrían sido atribuidos al especialista Carlos Vázquez -sin parentesco con Enrique Vázquez-, quien habría sido durante muchos años gerente de Aerolíneas y actuaba como asesor durante la gestión Alak. Quienes siguen de cerca el tema aseguran que la diferencia no está en el precio de los aviones sino en una serie de opcionales pedidos por Aerolíneas e incorporados a los equipos. También salió a responder sobre el tema el Ministro de Planificación, Julio De Vido, calificando la denuncia como “ridícula ya que se trata de una operación entre Estado y Estado, ya que tanto Aerolíneas Argentinas como Embraer son estatales” (sic). Es difícil aceptar a esta altura que el ministro desconozca que desde 1994 Embraer es una empresa privada en la que el Estado solo tiene un presencia simbólica del 0,30%. El funcionario relacionó la denuncia al fuerte lobby que ejerció Boeing cuando se decidía la operación. Mientras tanto la empresa brasileña, el tercer fabricante mundial de aviones y proveedor de aerolíneas de primer nivel de Estados Unidos y Europa, salió a refutar enérgicamente las especulaciones sobre un presunto sobreprecio. Señaló que el precio de venta de los aviones a Aerolíneas Argentinas fue de US$ 30.555.280 cada uno, al que se le debe adicionar US$ 4.440.586 en concepto de opcionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here