LOS BONISTAS, UNA AMENAZA CADA VEZ MÁS SERIA PARA AEROLÍNEAS

0
240

Al margen de la duda sobre si siguen o no las negociaciones entre el Gobierno, Marsans y Airbus por la incorporación de una docena de aviones de largo radio de este fabricante a la flota de Aerolíneas Argentinas, entre los especialistas en derecho internacional surge una gran duda a partir de una serie de noticias que llegan desde Nueva York. ¿Si concluye la expropiación y llegan nuevos aviones, se podrá evitar que los mismos sean embargados cuando aterricen en algún aeropuerto de Estados Unidos o de cualquier otro país? Un dato es que los dos B-737/700 adquiridos directamente por el Gobierno a Boeing hace un mes, por las dudas, salieron de Seatlle rumbo a Ezeiza con matrícula norteamericana. Si bien el juez de Nueva York, Thomas Griesa, había desestimando en abril una demanda similar presentada por dos fondos buitres, argumentando que la “empresa era una entidad argentina con estatus jurídico independiente, no pudiendo sus activos ser tomados por parte de los acreedores”, pequeños bonistas representados por el estudio Sirota consiguieron ahora que el magistrado considerara nuevas pruebas. El Estado nacional deberá demostrar nuevamente que la empresa no es estatal, pese a la ley de expropiación votada por el Congreso en diciembre. Si bien hasta que salga el juicio de expropiación técnicamente las acciones son de Marsans -aunque a veces desde el Gobierno sostengan otra cosa-, los abogados de Sirota argumentan que hubo una nacionalización de hecho por la reciente compra de aviones por parte del Gobierno. “El Gobierno insiste con que a pesar de que es mayoritariamente del Estado, Aerolíneas es una corporación manejada por un directorio e independiente.” ¿Qué pasará cuando se efectivice la expropiación? La biblioteca, como suele suceder en estos casos, esta dividida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here