LA TRISTE HISTORIA DE UN AUTOBOMBA

0
241

Durante bastante tiempo, Viedma, la capital de la provincia argentina de Río Negro, contó con dos vuelos semanales de Aerolíneas Argentinas, compartidos con Santa Rosa. En plena campaña política, el Ministerio de Planificación Federal decidió hacer realidad el sueño de un vuelo que, partiendo de Buenos Aires, uniera Viedma con Bariloche, ambas ciudades rionegrinas. Eran tres vuelos con MD que sumados a los dos con B-737 elevaba la oferta a Viedma a cinco frecuencias por semana. Pero el vuelo entre Viedma y Bariloche duró solo unos días; hasta que se comprobó que con un solo autobomba el aeropuerto de la primera ciudad apenas si tenía categoría 4 cuando un MD demanda categoría 6. Gestiones urgentes del intendente local lograron que la flamante Administración Nacional de Aviación Civil dispusiera el traslado de un autobomba que Bariloche no necesitaba. El viejo Mercedes-Benz fue recibido en la ciudad con bombos y platillos, aunque rápidamente los mismos técnicos de la ANAC determinaron que el equipo, que acreditaba 31 años de servicio, no estaba en condiciones de enfrentar una emergencia. Su reparación demandaría unos 30 mil pesos y el concurso de algunos especialistas que no hay en la zona. Para peor el último viernes, el comandante del B-737 de Aerolíneas decidió cancelar la escala en Viedma argumentando que un avión de estas características requiere categoría 5 según las normas de OACI, a las que ahora la empresa decidió ajustarse. Lo concreto es que hasta que no reparen el autobomba, Viedma deberá conformarse con ver aterrizar en su aeropuerto sólo los turbohélices de LADE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here