DEMORAS Y CANCELACIONES POR PELEA ENTRE PILOTOS DE AEROLÍNEAS Y AUSTRAL

0
308

Una nueva pelea entre los pilotos de Austral y de Aerolíneas generó una serie de demoras y cancelaciones en vuelos de ambas compañías. El último viernes, por ejemplo, AR canceló 25 vuelos y otros 10 el domingo. El lunes y martes las demoras abarcaron hasta los vuelos a Miami y Madrid. La historia comenzó esta vez cuando 8 copilotos, de la mano del polémico comandante Carlos Rustán -en julio del año pasado había sido designado presidente de UALA y a las pocas horas destituido por sus propios colegas- pidieron afiliarse a APLA, el gremio que reúne a los pilotos de Aerolíneas y que lidera Jorge Pérez Tamayo. Los jóvenes pilotos habían sido tentados para pasar a Aerolíneas con mejores sueldos y la posibilidad de volar internacional, pese a que esta empresa tiene más de 100 pilotos en lista de espera y se acerca a los 900 en total. Los de UALA consideraron la jugada de Pérez Tamayo como de “intromisión” con la intención de dividirlos y debilitarlos. Los pilotos de Austral sostienen, y no con poca razón, que la intención de APLA es la desaparición lisa y llana de Austral. La decisión de los pilotos de Austral fue negarse a volar con los que querían irse “por razones de seguridad operacional”, siguiendo la estrategia que utilizó APLA cuando dejó sin volar a un grupo de colegas por no adherir a un paro decretado por el gremio en contra de la administración Marsans. En la compañía aún quedan 25 de estos que cobran pero que no son programados para volar. Los “carneros”, como se los conoce internamente, fueron 60. Algunos se jubilaron mientras otros vuelan para otras compañías. Son también 60 juicios contra la empresa. Los directivos de UALA sostienen que no tienen problemas en que estos 9 pilotos pasen a Aerolíneas, si lo desean. Pero no que sean afiliados a APLA dentro de Austral. Los pilotos de Aerolíneas reaccionan entonces con medidas de fuerza para que los disidentes -“carneros” para UALA- puedan volar. Para peor, APLA convocó a paritarias para discutir con la empresa los convenios de los pilotos de Austral. El conflicto generó dos reuniones de tipo político-gremial: la primera, Julio De Vido, ministro de Planificación, con Hugo Moyano, titular de la CGT -gremio al que adhiere APLA-, y la segunda, estos mismos con Jorge Pérez Tamayo. Dicen, aunque esto habría que tomarlo con pinzas, que el jefe de la CGT le pidió al líder de APLA que no generen más conflictos ahora que la empresa, como querían, es nuevamente del Estado. La duda surge por el encuadramiento de UALA en la CTA. En junio hay elecciones en APLA: la única lista es encabezada por Pérez Tamayo y Biró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here