AEROLÍNEAS ARGENTINAS Y MARSANS: NEGOCIOS SON NEGOCIOS

0
204

Aunque muchos medios lo ponen en duda, Aviación News sigue insistiendo con que habría negociaciones entre los directivos del Grupo Marsans y emisarios del gobierno. Esto no quiere decir que las mismas tengan necesariamente que llegar a buen puerto. O que el gobierno vaya a dar marcha atrás con la expropiación. Son negociaciones. Sólo eso. Aerolíneas necesita urgentemente aviones. Y Marsans los tiene. Y negocios son negocios, aunque se hayan dicho muchas cosas en el camino. Marsans compró 71 aeronaves. Algunos A330 comenzó a recibir el año pasado y los primeros ya están volando para Air Comet. Otros seis estarán disponibles durante el 2009, 2010 y 2011. También 17 A320 que estarían disponibles este año y el que viene. Boeing, pese a los esfuerzos de Jorge Pérez Tamayo, líder de los pilotos, difícilmente pueda ofrecer de inmediato algo más que un par de B737-700 ordenados por una low cost estadounidense a los que habría que modificar su configuración interior antes de ponerlos en servicio. Y por B777 habría que resignarse a esperar hasta el 2011 ó 2012. ¿Puede Aerolíneas demorar hasta entonces para comenzar a renovar su flota? Después de todo, los españoles habían comprado parte de los aviones pensando en Aerolíneas y Austral. ¿Por qué no transferirles entonces los turnos y las órdenes? En realidad, Marsans le vendería los aviones a Airbus y ésta al gobierno argentino. El Estado, aseguran, podría lograr los mismos a un precio un 20% inferior al valor de “catálogo” que representa para cada A320 unos U$S 76,9 millones y para los A330-200 unos U$S 180,9 millones. Y encima el país se evitaría una nueva demanda, esta vez por más de 1.500 millones de dólares, en el CIADI, y los reclamos del gobierno español justo antes que la Presidenta viaje a Madrid ¿Y el negocio para Marsans? Según gente vinculada a la industria, los españoles habrían cerrado el precio de los aviones cuando el barril de petróleo trepaba y trepaba y las órdenes por equipos nuevos comenzaban a escasear. Marsans se llevaría la tajada que siempre quiso llevarse por salir de Aerolíneas mientras que el gobierno rápidamente podría mostrar una empresa competitiva y en crecimiento. ¿Estará Néstor Kirchner dispuesto a negociar con Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán? Por las dudas estos últimos, con la ayuda de estudios especializados, avanzan con la demanda en el CIADI, aunque el gobierno se demora en firmar el decreto de expropiación. Después de todo, para cambiar de opinión siempre hay tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here