BRITISH, QANTAS E IBERIA. UN TRIÁNGULO NO TAN AMOROSO

0
352

Como en todo triángulo amoroso, no faltan los desencuentros, las escenas de celos, las traiciones, las amenazas y los desengaños. En junio de este año British e Iberia comenzaron a trabajar en una posible fusión. Las dos empresas siempre estuvieron cerca, a tal punto que la inglesa es accionista de Iberia desde su privatización. En el camino quedaron, desairados, otros dos pretendientes de peso: Air France-KLM y Lufthansa. Pero la semana pasada British anunció sus intenciones de fusionarse con la australiana Qantas. Una posible compañía que reúna a las tres marcas daría lugar a la mayor aerolínea del mundo por destinos y la segunda por número de aviones. La noticia sorprendió a todo el mundo, inclusive al CEO de Iberia Fernando Conte, que se enteró apenas una hora antes del anuncio. “Lo más lógico -dijo dolorido- sería realizar primero una fusión entre dos compañías aéreas de Europa y luego salir fuera a negociar con otras”. “Son ellos o nosotros”, dicen que sentenció el ejecutivo español. Las negociaciones entre españoles y británicos no venían muy bien por el déficit por 2.000 millones de euros del fondo de pensiones de BA, ya que Caja Madrid, principal accionista de la española, cree que debería conseguirse una mayor participación de la empresa resultante. Alan Joyce, director general de la compañía australiana, aseguró que aún hay “obstáculos significativos que vencer, como la ecuación de canje, el fondo de pensiones de BA y la perspectiva económica”. “British es consciente, como Iberia y nosotros, de que sólo una de las transacciones podría producirse”, afirmó Joyce. Para peor, el ministro de Transportes australiano, Anthony Albanese, salió a declarar que Qantas debe permanecer bajo control australiano por razones de seguridad nacional, incluso si prospera la fusión con British Airways para crear un gigante valuado en casi US$ 5.800 millones. Los británicos, mientras tanto, sostienen que se trata de dos negociaciones que llevan a cabo “de manera independiente”, que se trata de dos fusiones “no sustitutivas” y que las aerolíneas son “complementarias” en rutas. Sin embargo a los británicos no les habría caído nada bien que los españoles, según The Times, hubieran criticado a estos en una reunión celebrada en Madrid con fondos de inversión, entre ellos GLG Partners y TT Internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here