¿POR QUÉ DUDAN LOS ESPAÑOLES?

0
552

¿A qué se referían los españoles cuando hablaban de basta de mentiras? Según partícipes de muchas de estas reuniones, los reclamos se remontan a julio de 2006, cuando en Madrid el Grupo Marsans aceptó la presión del gobierno para que Antonio Mata, hasta ese entonces presidente del Comité Ejecutivo de Aerolíneas y Austral, abandonara la empresa y el Grupo. Según Gonzalo Pascual la salida de Mata les costó U$S 100 millones. El Estado recuperó entonces sin poner un peso un 5% del paquete accionario y obtuvo la posibilidad de llegar a un 20%, mientras se comprometía a firmar los balances que antes había rechazado. En esto cumplió. Los balances fueron aprobados. También prometió una serie de medidas para paliar la situación local de la industria que en septiembre de ese año tomó forma en el Decreto 1012 firmado por Néstor Kirchner. Las medidas nunca se instrumentaron. El Grupo Marsans, por su parte, se comprometió a aportar una flota que nunca llegó, supuestamente por la intransigencia de los gremios. Un año después, agosto del 2007, en Madrid se volvieron a reunir los directivos del Grupo con Cristina ya candidata y en noviembre, en Chile, ahora con la presencia de Néstor Kirchner, Rodríguez Zapatero y el rey Juan Carlos se vuelven a hacer promesas y juramentos. En enero del 2008, luego del escándalo en Ezeiza que canceló las operaciones de la compañía por varios días, Cristina y Alberto Fernández se reunieron con Gonzalo Pascual, Gerardo Díaz Ferrán y Jorge Molina, donde la Presidenta se comprometió a intervenir para morigerar la presión de los gremios. Recién en abril y mayo de este año, cuando el grupo Marsans ya había bajado la guardia y aceptado incorporar socios argentinos a la propiedad de la empresa, la Secretaría de Transporte autorizó un nuevo aumento y los subsidios a los combustibles prometidos por Kirchner en septiembre del 2006. En julio de este año, el Poder Ejecutivo firmó un acta acuerdo con el Grupo español para el traspaso a la compañía, que establecía un mecanismo de valuación y negociación que ahora el gobierno parece no estar ni dispuesto ni en condiciones de cumplir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here