SEMANA CLAVE POR AEROLÍNEAS ARGENTINAS

0
252

Lo que prometía ser un simple paseo, parecería estar convirtiéndose en una visita al infierno, con el agravante de que las llamas son cada vez más altas. La decisión de reestatizar la compañía, según algunos políticos, respondería a un llamativo error de cálculo de algunos funcionarios que idearon el traspaso de Aerolíneas como una medida tendiente a recuperar imagen para el gobierno de Cristina Kirchner. Pero apelar al nacionalismo, en este caso, no tuvo la respuesta esperada por parte de la opinión pública, que ya no se conmueve como en el 2001 con los argumentos gremiales. El oficialismo buscará por todos los medios poder aprobar esta semana en Diputados la reestatización de Aerolíneas y Austral aunque nadie sepa aún cuanto le habrá de costar al país el traspaso. La realidad es que se trataría simplemente de blanquear una situación que ya se produjo, que no tiene marcha atrás después del Acta Acuerdo que hasta los representantes del Grupo Marsans el otro día en el Congreso defendían. La sospecha ahora, tanto para los legislados oficialistas como de la oposición, es qué hay detrás del Acta Acuerdo. Al margen de la deuda, lo concreto es que el Gobierno ya lleva inyectados en menos de un mes unos U$S 68 millones, mientras que destinó la semana pasada otros U$S 100 millones para mantenerla funcionando durante los próximos meses, decisión que la oposición se ocupó muy bien de destacar como un ejemplo de los vicios de los superpoderes por tratarse de la reasignación de una partida destinada a la construcción de viviendas. Lo llamativo para algunos políticos de la oposición es que estos desembolsos figuran como “transferencias al sector privado para financiar gastos corrientes”. Es decir, partidas destinadas a Aerolíneas y Austral que siguen siendo empresas privadas cuyo accionista mayoritario es el Grupo Marsans.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here