LAS CRISIS EN LA ARGENTINA GENERAN OPORTUNIDADES. PERO PARA BRASIL

0
291

Hasta hace unos 20 días, las visitas periódicas de los ejecutivos del área comercial de Embraer a Buenos Aires, el tercer fabricante de aviones del mundo, apuntaban más a mantener la presencia de la empresa en el mercado que a cumplir con expectativas de ventas. Con la Aerolíneas Argentinas de Marsans en crisis, LAN volcada al A320, el resto de las empresas sin posibilidades de acceder a aviones nuevos y la Audiencia Pública que permitiría el ingreso de nuevos competidores congelada -aunque habría que ver si también estaban en condiciones de aspirar a un 0 kilómetro- las posibilidades de colocar aviones nuevos en el mercado argentino no eran muchas. Los ejecutivos brasileños debían contentarse con el nuevo avión presidencial que fabrican para Cristina Fernández de Kirchner. Pero las crisis son oportunidades. Por lo menos, en este caso, para Brasil. La semana que viene funcionarios de Embraer estarán por Buenos Aires, esta vez invitados por el gobierno argentino.

El nuevo escenario surgido a partir de la decisión de reestatizar Aerolíneas Argentinas y Austral abre una serie de posibilidades para el fabricante brasileño. Esta visita, más la prevista también para la semana que viene de Ricardo Jaime, mentor de la reestatización de las empresas, no dejan de generarle expectativas a Brasil. Tampoco la visita del presidente Lula da Silva a la Argentina con una nutrida delegación de empresarios, entre ellos directivos de Embraer, pasó desapercibida. La expectativa estaría enfocada en un posible crédito que el BNDES (Banco Nacional de Desarrollo brasileño) estaría dispuesto a otorgar a favor del gobierno argentino para concretar la compra de una serie de aviones. No trascendió cuántos -algunos hablan de 20 equipos- ni de que monto, aunque es importante tener en cuenta que el precio de lista de un Embraer 195 ronda los US$ 90 millones.
Sin desmerecer los excelentes productos de Embraer, muy demandados en Estados Unidos y Europa, se estaría ante la situación de adquirir aviones no como respuesta a un plan de negocios a largo plazo -que la empresa no lo tiene, ni siquiera a corto plazo-, sino por las posibilidades de financiación. El avión más grande que puede ofrecer Embraer es el 195, con capacidad entre 108 y 122 pasajeros, según la configuración interior, ideal para algunos destinos pero insuficiente para otros. Pero hay otro problema: los plazos de entrega de este avión estarían en los dos años como mínimo, aunque el alza del petróleo podría permitir que algunos equipos estén disponibles hacia fines del 2009. ¿Alquilar? Difícil. Embraer no alquila aviones -ni el crédito está disponible para ello-, por lo que la única alternativa en este sentido sería recurrir a una empresa de leasing, lo que resulta difícil para la Argentina. Una opción que circulaba en el mercado era un alquiler transitorio de Embraer 170 ó 175 usados -aviones de entre 70 y 88 asientos- hasta tanto los 195 para Aerolíneas estén fabricados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here