AUNQUE PREVISTA DESDE HACE DOS AÑOS, IGUAL LOS TRIPULANTES DE AEROLÍNEAS PROTESTARON POR LA SALIDA DE LOS A340

0
493

La semana pasada, Aviación News recordaba que el 9 de diciembre, además de la inauguración de los vuelos a Orlando, dejaba la flota el primero de los dos A340 que aún quedan en Aerolíneas: el LV-FPU y el LV-FPV, fabricados en abril y octubre de 1997, respectivamente. Ambos, alquilados, ingresaron a la empresa a fines del 2013. También señalaba Aviación News que esta desprogramación, anunciada con muchísima anticipación, había generado descontento en el gremio de pilotos (APLA). Ahora son los tripulantes de cabina (AAA) los que manifestaron su disgusto ya que, dicen, correrían peligro sus fuentes de trabajo. Aunque nadie va a ser despedido. Los problemas de excedente de plantilla quedarán para la próxima administración. Los alrededor de 100 tripulantes de cabina que ocupaban los A340 ya fueron programados en vuelos de cabotaje y regional en tanto que los casi 20 comandantes y medio centenar de copilotos -descontando los que están en condiciones de jubilarse- serán reubicados como dicen los convenios en un avión similar, léase A330. Lo que llamó la atención -salvo que alguien les haya contado otra película- es la sorpresa que muestran ahora los tripulantes. Ya en un memo interno del 11 de agosto de 2017 los responsables del comité de flota le informaban al entonces gerente general, Mario Dell’Acqua, que las únicas aeronaves que podían ser extendidas hasta las fechas límite del 28/02/2020 y 31/01/2020 eran respectivamente el LV-FPU y el LV-FPV. Es decir que hoy los A340 ya habrían agotado todas las prórrogas posibles e inevitablemente tienen destino de desierto o corte. Es más, hace dos años se devolvieron otros dos equipos similares (aunque con configuración interior distinta a los A330) que fueron directamente a desarmadero. Un segundo chequeo de 12 años hubiera requerido una inversión de U$S 10 millones por avión, cuando el valor de mercado hoy de estos equipos es de U$S 1,5 cada uno. Sin estas aeronaves, Aerolíneas deberá reducir su programación en seis frecuencias. No es extraño que en la compañía algunos vean en el enojo de los tripulantes un mensaje, en realidad, para Alberto Fernandez.