LA PARTICIPACIÓN DE DELTA EN LATAM: CONSECUENCIAS INMEDIATAS EN LA RED DE RUTAS DE LATAM Y DE AMERICAN

0
4577

Anunciado el acuerdo, y con el objetivo de aumentar capacidad para alimentar los nuevos centros de conexiones, se estima que en el corto plazo LATAM crezca en distintas rutas estratégicas de Delta. Las conexiones entre Chile y Estados Unidos son las primeras en iniciar este proceso, pero no se descarta que otras ciudades o hubs en la región también vean incrementos de capacidad. En primer lugar LATAM anunció que la ruta Santiago-Los Ángeles pasará de los cinco servicios semanales actuales al vuelo diario desde abril de 2020 y que sumará tres nuevas frecuencias para Santiago-Nueva York (JFK) totalizando 10 servicios por semanas en ambos sentidos (ambos hubs de Delta). Por su parte American Airlines, continuando con la evolución de su red para ofrecer a los clientes más opciones de viaje, anunció sus planes de expandir su red internacional desde Miami hacia Lima desde abril, y hacia Santiago y San Pablo en fechas a confirmar del 2020. “La posición líder de American en Miami es algo de lo que estamos sumamente orgullosos y comprometidos a mantener”, afirmó Vasu Raja, Vicepresidente de Red y Planificación de Programación de American. “Tenemos un campo de posibilidades desde nuestro hub hacia América Latina y estamos entusiasmados por la oportunidad de usar nuestra fuerza doméstica para mejorar nuestra red internacional. Continuaremos creciendo, compitiendo y prosperando en una región del mundo donde tenemos una larga historia y un futuro brillante”. American actualmente opera dos vuelos diarios a Lima desde Miami, e incrementará las operaciones a tres vuelos diarios en un B757, proporcionando más servicio que cualquier otra aerolínea a una de las ciudades más grandes de Sudamérica. Y el próximo invierno del hemisferio norte contará con un vuelo adicional a Santiago, y un tercer vuelo a la ciudad más grande de Brasil, San Pablo, ambos operados con un Boeing 777-200. Estos vuelos están destinados a atender la capacidad que deja el término de los acuerdos de códigos compartidos con LATAM y ofrecer una cantidad de asientos adicional en cada ruta. Lima, Santiago y Sao Paulo (GRU) son los tres hubs más importantes de la mayor línea aérea latinoamericana desde los cuales la firma estadounidense pretendía canalizar el flujo de pasajeros derivados del JBA.