CON DOS AVIONES MENOS, EN AEROLÍNEAS DEBATEN COMO ENFRENTAR LA TEMPORADA INTERNACIONAL A PARTIR DE MARZO

0
646

Entre las muchas incógnitas que atraviesa Aerolíneas Argentinas -además de las derivadas de la política, donde ya hay quienes se prueban el uniforme- sobresale la programación internacional a partir de marzo del año que viene. Para la temporada de verano, la misma ya estaría definida y cargada en los sistemas, teniendo en cuenta que en diciembre se va un A340-300 y en enero el otro, y que se suma como destino, con tres frecuencias semanales, Orlando. Las horas de A330 necesarias para cubrir estos vuelos de temporada -salvo que el resultado sea brillante como para justificar mantenerlos todo el año, lo que es improbable- vienen de levantar frecuencias a Nueva York, ruta que hasta ahora contaba con un vuelo diario. Sin los dos A340, Aerolíneas se queda con una flota de fuselaje ancho de 10 A330-200 ¿cómo armar la programación internacional? Dentro de la compañía se barajan dos alternativas: o bajar frecuencias en aquellas rutas más deficitarias, como Nueva York y Roma, o eliminar la doble frecuencia diaria a Madrid y Miami. Doble frecuencia, que implica un vuelo diurno, por lo que tiene la ventaja de ahorrarse un avión. El equipo que voló durante la noche está unas horas en el aeropuerto de destino y vuelve a salir como diurno. En las programaciones en las que solo hay vuelos nocturnos los aviones se quedan por horas estacionados hasta el regreso. Como contraparte, los diurnos son los vuelos que menos prefiere el pasajero por lo que para convencerlos se debe recurrir a tarifas más bajas y promociones, afectando, aún más, la rentabilidad de la ruta. No hay que olvidarse que de por sí – esto lo dijo varias veces el presidente de la compañía, Luis Malvido – “todas las rutas internacionales son deficitarias, aunque julio de este año fue una excepción”. Pero agregó, hace poco: “esto es algo sobre lo que alguien, pronto, deberá decidir”.