HONDA PREOCUPACIÓN ENTRE LAS AEROLÍNEAS QUE OPERAN EN LA ARGENTINA

0
1108

La inestabilidad política pero fundamentalmente la fuerte devaluación del peso de los últimos días -30% en tres jornadas- estaría impactando fuertemente en el sector aéreo local. En internacional no es difícil predecir una caída -mayor a la que había desde la devaluación de junio del año pasado- en el emisivo. La duda es si se compensa en algo con el receptivo. Pero el efecto más dramático e inmediato lo van a recibir las empresas que operan en cabotaje, agravando la crisis de rentabilidad que ya arrastraban. Es que no solo van a sufrir las consecuencias de una retracción del mercado, sino que deberán hacer frente a los mayores costos producto de que casi el 80% de sus insumos son en dólares o a valor dólar. Empezando por el combustible y siguiendo por el alquiler o leasing de los aviones, los repuestos, los seguros, etc. Con un agravante en lo inmediato: que deberán transportar ahora con un dólar a 60 lo que vendieron hace unos meses en pesos y a un dólar de entre 43 y 45 en el mejor de los casos. No es descabellado suponer que las cabezas de estas empresas se junten para llevar un planeo común a las autoridades. La situación en Aerolíneas Argentinas es un tema aparte porque allí el déficit se mide en subsidios. Y aquí la nueva crisis llega no sólo cuando estaban demorando pagos a proveedores sino también cuando analizaban levantar algunas rutas internacionales, altamente deficitarias, o bajar frecuencias. Si bien las autoridades de la empresa y del Ministerio de Transporte ya reconocían que los subsidios serán este año mayores a los del año pasado, la pregunta ahora es saber hasta dónde.