APROBARON LOS BALANCES 2018 DE AEROLÍNEAS Y AUSTRAL, PERO EL GREMIALISTA PABLO BIRÓ NO PUDO ASUMIR COMO DIRECTOR

0
651

Tal como estaba previsto, este martes 28 se realizaron las Asambleas Generales Ordinarias de Aerolíneas Argentinas y la de Austral Líneas Aéreas-Cielos del Sur SA. Dos puntos se destacaban. La aprobación de la Memoria y Balance 2018 y la designación de los nuevos directores, entre ellos los representantes por la PPP (Programa de Propiedad Participada), acciones que recibieron los empleados cuando la privatización de ambas sociedades en noviembre de 1990. El primer punto se cumplió pese a las pérdidas por 21.800 millones de pesos que mostraba el ejercicio 2018. Aprobación que se descontaba, pese a que la PPP de Aerolíneas había anticipado que se iban a oponer, ya que los empleados solo dispone hoy de un 0.003% de las acciones (arrancó con un 10%, pero se fue diluyendo por los sucesivos aportes del otro accionista, el Estado). No fue así en el punto que hacía a las designaciones. Todo fue normal en la asamblea de Austral, donde se integró el comandante Eduardo Claro como director por la PPP, pero no así en la de Aerolíneas cuyo candidato era Pablo Biró, presidente además del gremio de los pilotos (APLA), fuerte opositor al actual gobierno. La razón: que el representante de la PPP, el también gremialista Rubén Fernandez (UPSA), llegó cuando ya habían transcurrido 55 minutos y se habían tratado 8 de los 11 puntos previstos. Ahora comienza un discusión. Hay quienes sostienen que hay un primer llamado y un segundo una hora después si no están todos los directores. Otros, que no es necesario si hay quórum suficiente. Allí, trabajan ahora los abogados. Pero la objeción más sustancial fue el argumento de que Fernandez no disponía de un poder válido avalado por la Inspección General de Justicia (IGJ). ¿Qué hará ahora Biró que ya se probaba el traje de director y había tenido que vencer no pocos obstáculos, inclusive entre sus pares, para sentarse en el quinto sillón? Continuará.