LA INCREÍBLE HISTORIA DE LA REGIONALIZACIÓN DE AEROPARQUE

0
833

La idea de ofrecer vuelos regionales desde Aeroparque, según se especulaba a principios de 2010, nació de las autoridades de Aerolíneas Argentinas que entonces manejaban no solo los destinos de la empresa sino también los de la aviación en general. Alguien, con poca experiencia en el negocio pero muchos deseos de agradar a sus jefes políticos, llevó a las autoridades la idea de convertir Aeroparque en un aeropuerto exclusivo para Aerolíneas y Austral para de esa manera adquirir una ventaja competitiva sobre el resto de las empresas. La idea incluía traer vuelos regionales de Ezeiza para operar desde el Aeroparque. ¿Quién no iba a preferir salir o llegar prácticamente desde el centro de Buenos Aires antes que ir a Ezeiza para volar a Santiago, Río, Asunción o San Pablo? Llevada la propuesta a Cristina Fernández de Kirchner, a quien le gustó la idea, el resto de los funcionarios se encolumnaron rápidamente detrás de ella. LAN, TAM y Gol, las más perjudicadas, rápidamente se quejaron ante sus respectivos gobiernos que inmediatamente tomaron partido, por lo que le comunicaron a Aerolíneas, por entonces manejada por La Cámpora, que sus servicios que pasaban de Ezeiza a Aeroparque serían considerados nuevos vuelos por lo que perderían sus anteriores slots. Esto implicaba ajustarse a horarios disponibles en el destino, incluyendo la posibilidad de ser derivados a aeropuertos secundarios. La dureza de ambos gobiernos, pero en especial el brasileño que elevó el tema a su Cancillería, rápidamente le hicieron entender a las autoridades argentinas que en ésta industria rige el principio de la reciprocidad. Ante la evidencia, la ANAC y el Orsna terminaron por aceptar, obligados, la llegada también de empresas nacionales e internacionales interesadas en ofrecer vuelos regionales desde Aeroparque. La adaptación del aeropuerto para absorber unos 220 vuelos semanales internacionales demandó una inversión significativa ya que hubo que adaptar la infraestructura a los nuevos requerimientos. Las autoridades de Aerolíneas no se resignaron tan fácilmente y buscaron obtener ventajas intentando sacar los hangares de la competencia de Aeroparque, utilizando en exclusiva las mangas e instruyendo a la empresa monopólica de handling, Intercargo, para que demore los servicios de rampa a la competencia. Casi 10 años después todo vuelve a como era entonces.