AEROLÍNEAS ARGENTINA PROYECTA SU FLOTA DE UN PASILLO

0
1367

Ni el complicado día a día de la compañía y del país ni las vacaciones de verano, parecen serenar los intentos por bosquejar los planes de renovación de flota para Aerolíneas Argentinas y Austral, un activo hoy estimado en U$S 2.400 millones. La flota de corto y medio recorrido, compuesta de 24 aviones propios (22 Embraer y 2 B737-700), 52 en leasing operativo y 6 en leasing financiero, fue el tema principal de la última reunión de gerentes. De allí surgió el plan para los próximos tres años, que busca homogenizar la flota y modernizar el interior de los aviones. Por lo pronto, para mitad de este año está previsto el inicio del proceso de rediseño interior de los Boeing que incluye modificar su configuración interior (se elimina la Clase Business, por lo que aumenta la cantidad de asientos) e incorporarle servicio de WiFi. No está previsto para lo que resta de este año y del que viene la llegada de nuevos aviones. Recién para el 2021 comenzarían a aterrizar los B737-800 y los B737 MAX comprometidos en el contrato firmado en 2013, y renegociado en 2016, entre la empresa y el fabricante. Es así que en 2021, los B737 MAX serán once y en 2015 veinte. Respecto a los B737-700 los mismos se irán devolviendo a medida que se incorporen los MAX, salvo los dos propios que serán vendidos, por lo que se decidió recurrir a una consultora que ayude a definir la operación de venta. La llegada de aviones nuevos implica, necesariamente, importantes desembolsos económicos, hoy un recurso más que escaso, por lo que la alternativa seria encontrar un leasor que los compre y acuerde un leasing luego con la empresa. La otra parte de la flota de un pasillo son los Embraer 190 (22 propios y 4 alquilados) que vuelan para Austral. Se supone que en algún momento del año se decidirá su reemplazo entre las propuestas recibidas de Boeing, Airbus, Bombardier o Embraer. El proceso de reemplazo se estima entre 3 y 4 años. También el número de aviones a incorporar es una incógnita por ahora, ya que dependerá de las proyecciones de mercado y de la capacidad de los aviones que se elijan. A mayor cantidad de asientos menos aviones. Un B737 MAX, por ejemplo, casi duplica la disponibilidad de un Embraer 190.