CARA A CARA CON EL TITULAR DE IATA Y SU VISIÓN DE LATINOAMÉRICA

0
314

Ginebra, enviado especial. Durante el cierre del IATA Media Day, el director general del organismo, Alexandre de Juniac, recibió en sus oficinas a los medios latinoamericanos para dar sus impresiones sobre los principales temas del sector aerocomercial en la región. La IATA pronostica que en 2019 las aerolíneas latinoamericanas reportarán una ganancia neta de US$ 700 millones, y de US$2,14 por pasajero. Los problemas de capacidad en infraestructura aeroportuaria y los altos impuestos a las operaciones aéreas, así como la falta de un marco regulatorio adecuado y moderno, siguen siendo los mayores retos en América Latina. El ejecutivo advirtió que hace falta una mayor consolidación institucional y gubernamental en estas tres áreas para lograr el crecimiento de tráfico del 4,2% anual, estimado para la región en las próximas dos décadas. “Tenemos problemas de infraestructura en México, con la cancelación del nuevo aeropuerto (una pésima noticia para la industria y con un proceso muy poco claro y falso, un verdadero escándalo democrático), y en Brasil, y mucho menor en Santiago de Chile y en Argentina, pero no es el principal tema”. Al referirse a las privatizaciones aeroportuarias, de Juniac afirmó que le indicaron a Brasil que sean cuidadosos porque “no son las soluciones mágicas”. Respecto a Chile, el ejecutivo afirmó que los costos en el aeropuerto de Santiago son significativamente muy altos, pero que luego de una reunión con el presidente Piñera se han hecho buenos avances en ese sector”. Por otro lado, “Venezuela sigue siendo, por mucho, nuestra principal preocupación respeto a la retención de ingresos de las líneas aéreas a nivel mundial. La situación es desesperante”. Respecto a los JBA, destacó que son una forma efectiva de colaboración entre aerolíneas, con un foco diferente a las alianzas, y que es difícil decir ahora si las van a reemplazar. Referido en particular a la Argentina, de Juniac respondió que “nos preocupa el control de tráfico aéreo, la situación económica y la debilidad de nuestros miembros, con costos operativos muy altos. Por otra parte, es una buena señal que el mercado esté dinámico pero aún hay mucho espacio para crecer en un país grande y atractivo para turistas. Usualmente las aerolíneas tradicionales temen a la competencia y la reacción de los gremios es algo que se ha visto ya en otras partes del mundo. Con la entrada de las low cost, es típico que los critiquen por el tema de la seguridad. Pero para ese sector, el tema seguridad es un punto clave. Así lo indican todos los registros.