AEROLÍNEAS ARGENTINAS CONFLICTO I: CUANDO SE INSINUABA EL DIALOGO, APARECIÓ LA ANAC

0
484

El último viernes, el encuentro entre directivos de la empresa y representantes de los seis gremios aeronáuticos había terminado en nada. Casi podría decirse que terminó con un portazo. La empresa quería acercarles una propuesta que incluía “una suma fija y un porcentaje de ajuste de los salarios, la apertura de discusiones sobre una organización laboral que haga más competitiva a la empresa y el acuerdo sobre un mecanismo de resolución de conflictos”. Según trascendió, también aceptaba negociar parte de la deuda que reclamaban los sindicatos por la actualización por la inflación de septiembre, supuesto origen del conflicto, pero dejaba en suspenso la aplicación de las sanciones a los empleados por el abandono de tareas que paralizó unos 250 vuelos el pasado 8 de noviembre. Los gremios, por su parte, exigían que se cancelaran directamente las sanciones. Era su compromiso obviamente con las bases. La negativa de la compañía a hacerlo antes de llegar a algún arreglo hizo que los sindicalistas se levantarán de la mesa sin siquiera conocer la oferta de la empresa. Allí se cortó el dialogo. Este lunes la compañía optó por enviarles vía email la propuesta paritaria: “pagar con los salarios de diciembre un monto fijo por única vez de entre 5.000 y 30.000 pesos, dependiendo del gremio y categoría laboral, además de un aumento salarial del 10% en enero y otro ajuste del 4% a partir de marzo”. La condición era que durante la negociación paritaria se estableciera un mecanismo de autocomposición de conflictos que permitiera evitar el impacto de medidas de protesta en el servicio. Además, la apertura de una mesa de negociación acerca de nuevas formas de organización laboral, que “permitan mejorar la competitividad y la capacitación del capital humano”. Pero una inoportuna en el tiempo modificación introducida por la ANAC a la resolución 895/18 que supuestamente busca agilizar y desburocratizar la validación de licencias a pilotos extranjeros, dio pie para que lo gremios, en particular APLA, escalaran el conflicto y amenazaran ahora con un paro de 48 horas a partir de este jueves que podría involucrar a casi todas las empresas.