AEROLÍNEAS ARGENTINAS Y LA CONCILIACIÓN OBLIGATORIA QUE NO LLEGA

0
207

La semana, tal como estaba prevista, comenzó sin vuelos de Aerolíneas y Austral. A esta altura, ya no se sabe -ni importa- si fue un paro o un lockout patronal. No hay diferencia. Fueron 470 los vuelos cancelados y 40.000 los pasajeros afectados, pero al haberse anticipado la medida los daños fueron menores. La semana pasada, incluyendo un comunicado de los cinco gremios, la expectativa era por el dictado de la Conciliación Obligatoria. Algo que los gremios, como ocurrió históricamente, esperaban cuando convocaron a una asamblea el 8 de noviembre que se prolongó por 11 horas a la espera de algo que nunca llegó. Desconcertados, los gremios acusaron entonces a la empresa de no querer dialogar por no pedir la Conciliación. Como si no se pudiera dialogar si no es bajo el amparo del Ministerio de Trabajo. La ley 24.635 es una instancia administrativa que obliga a las partes -empresa y gremios- a sentarse a dialogar. Lo que no quiere decir, solucionar el conflicto. La Conciliación Obligatoria abre un paréntesis de discusión por 15 días hábiles más otros 5, pero no puede ser convocada nuevamente por el mismo conflicto. Eso significa que si la empresa la pedía en noviembre, como esperaban los gremios, no la iba a poder utilizar sobre las fiestas e inicio de las vacaciones, momento clave en las discusiones paritarias y pico de la demanda. Una Conciliación Obligatoria dictada a fines de diciembre implica un final de año y un enero sin conflictos, si todos se atienen a la ley, claro. Mientras tanto los gremios acusaron a la empresa por la filtración de los sueldos, por lo que contraatacaron reclamando se publiquen ahora los de los directores.