AUDIENCIA PÚBLICA I: NUNCA TERCERAS PARTES FUERON BUENAS

0
717

Si no fuera por la asamblea convocada sorpresivamente por APLA y UALA que obligó a cancelar buena parte de los vuelos de la mañana de ese día -Aerolíneas acusó unos 7.000 afectados- pocos se habrían enterado, más allá de los directamente involucrados, que en el Centro Metropolitano de Diseño (CMD), en Barracas, se realizaba la tercera Audiencia Pública para el otorgamiento de rutas aéreas de la gestión Cambiemos. Tres en dos años y medio, por lo que uno termina por aceptarlo como algo normal, versus 11 años sin audiencias durante la administración anterior. Tampoco participaron de la misma el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich -lo reemplazó Mariano Ansaldo, Coordinador de Transporte Aerocomercial del Ministerio de Transporte-, ni el secretario de Turismo, Gustavo Santos, fervientes impulsores de la “revolución de los aviones” y de la “conectividad o muerte”, según sus respectivas ideas fuerza. Ambos, ausentes con aviso. En total fueron nueve las aerolíneas que pidieron rutas, dos -Dangus y Cielos Mediterráneos- para servicios no regulares. El resto, todas conocidas. En conjunto, pedidos que suman 254 rutas de cabotaje y 538 internacionales. LAN Argentina solicitó 3 rutas; Baires Fly 5; Avian 6 y el Grupo Lasa 19. Luego Andes pidió 199 rutas; JetSmart 276; y Flybondi 284. Inclusive la sorprendente El Palomar-Islas Malvinas. Los números suenan ambiciosos y entusiasman a más de un director de turismo, gobernador o intendente, que imaginan una lluvia de vuelos en el aeropuerto local. Pero la espectacularidad del número solo tiene que ver con que no se solicitan rutas sino vuelos por lo que las combinaciones se multiplican hasta lo que permita la imaginación, además de que pedir por pedir es posible. Según esta Audiencia, las rutas domésticas solicitadas conectarían a 45 ciudades del país, mientras que las rutas internacionales pedidas enlazarían a la Argentina con 55 ciudades de 14 países del mundo. Habrá que ver que queda de todo esto.