FINALMENTE, AEROLÍNEAS ARGENTINAS PUSO EN FUNCIONAMIENTO EL HANGAR 5

0
157

La construcción comenzó durante la gestión de Mariano Recalde, aunque no entraba en el presupuesto de Aerolíneas sino en el de Planificación Federal que administraba Julio de Vido. Aun sin terminar, a fines de 2015, Cristina Kirchner, en campaña, abrió sus puertas para una inauguración apresurada y simbólica. Pero finalizado el acto y despedidos los invitados, los grandes portones se cerraron nuevamente. Pasaron dos años y cinco meses. La obra, como era el estilo de la época, costó mucho más de que se había presupuestado. Recién durante la gestión de Isela Costantini al frente de la empresa la estructura estaba terminada pero no habilitada. La autorización recién llegó ahora, por lo que le tocó en suerte a Mario Dell’ Acqua, actual presidente del Grupo Aerolíneas, ponerlo en funcionamiento. Y lo hizo sin mucho “espamento”. Se trata de uno de los hangares más modernos y grandes de la región con una superficie total de 12.017 m2 y un sistema de puentes grúa que barren el área central del hangar cubriendo el fuselaje de la aeronave y sus laterales. El “Hangar 5” permitirá a la compañía trabajar simultáneamente en dos aeronaves de fuselaje ancho o bien sobre cuatro Boeing 737 de la serie 800 y MAX, como los que posee Aerolíneas. Servirá para realizar las tareas de mantenimiento denominadas “mayores”, que son aquellas que se realizan aproximadamente cada año y medio y que implican la revisión completa de cada uno de los componentes de las aeronaves. El primer trabajo está siendo realizado sobre el avión matrícula LV-FNL, uno de los Airbus 330-200 que posee la compañía.