ELIMINA AEROLÍNEAS LA CLASE BUSINESS EN SUS AVIONES DE CORTA Y MEDIA DISTANCIA PARA AUMENTAR OFERTA

0
347

El anuncio lo realizó este martes el presidente de la compañía, Mario Dell’Acqua, junto al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el Jefe de Gabinete, Marcos Peña. La nueva configuración abarcará inicialmente a los 31 B737-800 que sumarán 16 y 19 asientos por avión lo que implica aumentar un 10% la oferta. Algo así como disponer de 500 lugares más o tres nuevos aviones. Lo que quedó claro es que la clase ejecutiva en cabotaje no es muy requerida por los viajeros comunes –se vendía menos del 30% de los asientos ofrecidos- pero si por los “pasajeros de la política”, fue el aporte del Jefe de Gabinete. “También por funcionarios de la compañía”, se sinceró Dell’Acqua. Los trabajos de reconfiguración comenzarían en junio -en diciembre estiman ya contar con 20 aviones con el nuevo diseño interior– y demandarían un año. Se estima una inversión de U$S 15 millones, que según Dell’Acqua será rápidamente compensada ya que gracias a estos nuevos asientos la compañía recibirá ingresos extras por U$S 73 millones por año. Los cambios no abarcarán a los B737 MAX, destinados a atender destinos internacionales, ni los Embraer que hacia fin de año comenzarían a dejar la flota para dar lugar a nuevos aviones. Dell’Acqua adelantó que los aviones que vengan para Austral también estarán configurados en 186/189 asientos, lo que estaría insinuando que solo dos fabricantes quedarían en carrera: Boeing y Airbus. Era cantado.