FABRICE BRÉGIER DEJA AIRBUS PORQUE NO LO DESIGNARON EN LUGAR DE ENDERS

0
558

El «número dos» de Airbus, el francés Fabrice Brégier, dejó el gigante europeo de aeronáutica y defensa europeo porque no le dejaron optar a sustituir al presidente ejecutivo, Tom Enders, con el que reconoce haber mantenido divergencias en los últimos meses. En una entrevista publicada por el diario francés Le Figaro en su último día como director general delegado, señala que se propuso como candidato desde que se abrió la sucesión de Enders. «Como los administradores no quisieron confiarme la responsabilidad de Airbus, he decidido marcharme», cuenta. Asegura que con Enders no ha tenido desacuerdos ni sobre la organización ni sobre la estrategia, y la prueba es que la compañía no habría tenido «tan buenos resultados si no hubiera habido respeto entre nosotros». Pero añade: «hemos sabido trabajar juntos, salvo estos últimos meses, hay que admitirlo». Brégier, que no da pistas sobre su futuro -dice que no estará necesariamente circunscrito al sector aeronáutico-, subraya que está orgulloso de su paso por Airbus, donde ha estado los últimos once años en la dirección ejecutiva. «Dejo un grupo modernizado y profesionalizado en todos los terrenos. Airbus ha duplicado su tamaño, se ha vuelto competitivo, ha bajado drásticamente sus costos y ha mejorado su eficacia industrial. Eso, sin hipotecar sus bazas para preparar el futuro». Preguntado sobre si fue un error el programa del avión gigante A380 (más de 500 plazas en su versión estándar), que ha recibido muchos menos pedidos de los esperados, admite que lo lanzaron «tal vez diez años demasiado pronto». A su sucesor, Guillaume Faury -que ha sido el responsable de la filial de helicópteros de Airbus desde 2013-, le aconseja que tenga confianza en sus equipos.