CON POLÉMICA INSTALADA, AEROLÍNEAS CONFIRMÓ SU SALIDA DE BARCELONA DESDE FEBRERO

0
199

La discusión se centra en cuáles son los motivos que llevaron a tomar la decisión, comunicada este martes oficialmente, de discontinuar los vuelos entre Ezeiza y Barcelona desde el 1 de febrero de 2018. Esta medida se da luego de la reducción de 5 a 3 de las frecuencias semanales durante diciembre y enero, según la empresa, como consecuencia de los conflictos gremiales. “Se toma esta decisión por razones comerciales ligadas a la estrategia de rentabilidad y optimización de recursos, en el camino que la empresa viene llevando a cabo para lograr la sustentabilidad y mejorar la competitividad. En un contexto de crecimiento, tenemos que seguir trabajando con mucho más foco en ser competitivos y bajar costos”, expresó Mario Dell´Acqua, Presidente del Grupo Aerolíneas. “Venimos siguiendo el desempeño de todas las rutas de manera minuciosa y ésta es la ruta internacional con resultados más débiles, al no contar con una frecuencia diaria. Adicionalmente, los quites de colaboración agravaron la situación y contribuyeron a la decisión. Según el cronograma de vencimiento de los aviones que quedan fuera de servicio, decidimos cancelar la ruta a Barcelona y destinar los recursos existentes a garantizar la operación durante 2018 a las demás rutas internacionales en las cuales somos competitivos”, agregó el directivo, sin mencionar la dura competencia que generó LEVEL y que sumaría nuevos jugadores en no muy largo plazo. En este contexto ¿Qué suerte correrán Roma y Nueva York? Desde APLA, indicaron que la decisión “solo responde a la marcada intención de achicar el área internacional”, y reaccionaron advirtiendo “que se reservan el derecho de tomar todas las acciones que se estimen correspondientes entendiendo que este rumbo afecta directamente a nuestro futuro y a la sustentabilidad de nuestra línea aérea”.