LOS ROCES EN AEROPARQUE Y UN PROBLEMA SIN SOLUCIÓN

0
233

No por repetido, un incidente de este tipo deja de llamar la atención. El viernes pasado se produjo en el Aeroparque de Buenos Aires un nuevo choque en tierra de dos aeronaves. Se trata del cuarto incidente de este tipo en los últimos tres años. Un índice difícil de encontrar en otra Terminal aérea del mundo. En esta ocasión el toque fue en las puntas de las alas, entre un Boeing 737-800 de Aerolíneas Argentinas que estaba siendo remolcado para partir hacia Resistencia y un Airbus A320 de LAN que había arribado desde Mendoza. En mayo de 2014 se había producido un toque entre el winglet izquierdo del Boeing 737-700 LV-CPH (que llegaba de Montevideo) y el timón de profundidad derecho del B737-800 LV-CXS (había llegado de Iguazú) ambos de Aerolíneas que se ubicaban en la posición dos y tres de la terminal. Esta “serie” de incidentes comenzaron en noviembre de 2013 cuando se “tocaron” un Boeing 737-700 de Aerolíneas Argentinas (LV-CYO) y un Embraer E190 de Austral (LV-CIE), mientras que en marzo del 2014 el incidente involucró a un Boeing 737-800 de GOL (PR-GGD) y el A320 LV-BET de LAN Argentina, que motivó, por ejemplo, que LAN tuviera que hacer traer un nuevo estabilizador vertical a bordo de un imponente carguero ruso. De las autoridades aeronáuticas solo hubo silencio ante un nuevo incidente, que merece una profunda investigación ya que su repetición no puede atribuirse simplemente a falta de espacio en la plataforma de Aeroparque.