LAS CARTAS DE ISELA COSTANTINI, PRESIDENTA DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS

0
255

“Las cartas de Isela” no es el título de una novela histórica aunque son parte del drama cotidiano que vive la presidenta de Aerolíneas Argentinas. Las cartas -esta semana distribuyó dos- es la forma que encontró la ex General Motors para comunicarse con los empleados y en lo posible encolumnarlos detrás suyo. Es difícil no imaginarse una estrategia -la del bueno y el malo- donde por un lado están los malvados -Dietrich, Lopetegui, Quintana-, y por el otro los empleados de Aerolíneas con Costantini encabezando una cruzada para salvar las rutas internacionales. “Este mes el gobierno nos comunicó que nuevamente nos reducen de forma significativa el nivel de subsidio para este año. Este recorte aplica a todas las empresas y organismo del Estado. Y nos plantea nuevos desafíos”, dice la primera carta. La misma era consecuencia de que el gobierno le habría informado que los U$S 422 millones de subsidios para todo el año que le habían prometido ahora se trasformaban en U$S 260 millones. Muy lejos de los U$S 1.000 millones que insinuó al inicio de su gestión. El medio que utilizó el ministro Guillermo Dietrich para argumentar -radio Ciudad- fue menos sutil: “No hay razón para que el Gobierno «subsidie» los traslados en avión del segmento más rico de la población», dijo al justificar el ajuste dispuesto en la aerolínea de bandera. La otra carta, también dirigida a los empleados, fue en respuesta a un conflicto planteado por un grupo de técnicos de Mantenimiento, enrolados en APTA, que se oponían a la realización de servicios fuera de la empresa, por lo que habrían impedido la salida de un Embraer para una recorrida en el exterior. Costantini argumentaba que solo 4 de los 76 aviones de la flota tenían que recibir este servicio fuera de la empresa debido a la concentración de vencimientos por haber ingresado éstos a la empresa al mismo tiempo. Costantini advertía a los destinatarios de su carta que este servicio no se hará ahora lo que “puede afectar la programación de vuelos de cabotaje para la temporada invernal de julio”.